Stevie Wonder. “Superstition”

“Un clavinet es un instrumento musical de cuerdas percutidas inventado por el luthier alemán Ernst Zacharias y fabricado por la compañía Hohner. Es esencialmente un clavicordio amplificado electrónicamente, análogo a una guitarra eléctrica. Su distintivo sonido staccato ha aparecido particularmente en el funk, el jazz fusión, el reggae y la música disco” (Wikipedia).

El sonido de este instrumento, también conocido como clavicordio eléctrico, es uno de los elementos característicos de “Talking Book” (1972), el decimoquinto álbum de Stevie Wonder, un trabajo de gran calidad en el que intervinieron músicos y cantantes como Ray Parker Jr., Minnie Riperton, David Sanborn, Trevor Laurence o Jeff Beck, entre otros. En él se incluyen temas tan buenos como “Tuesday Hearbreak”, “Maybe Your Baby” o, las más populares, “You Are the Sunshine of My Life” y “Superstition”, nuestra protagonista hoy, una canción sobre las supersticiones populares y el daño que pueden llegar a causar a quienes creen en ellas. Según nos cuenta lrotula en su blog Algo de Jazz, Blues, Rock …,

“En mayo de 1972 Epic Records, discográfica de Jeff le pone en contacto con Stevie Wonder. Jeff y Stevie se encuentran en los estudios Electric Lady Land para grabar un single. Maybe your baby es la preferida de Jeff pero al final no cuajó y se la quedó Stevie para su siguiente disco. En un momento Jeff se sienta en la batería y empieza a tocar un ritmo para relajarse. Stevie entra en el estudio y le pide al batería que continúe. Jeff le dice “Si yo no soy el batería”. “No te detengas, tu sigue” respondió Stevie. Al final sobre este ritmo Stevie Wonder con ayuda del Hohner Clavinet le pone uno de los mejores rifs del soul de todos los tiempos (en opinión de Jeff) y de ahí sale Superstition”.

Stevie Wonder se comprometió con Jeff Beck en que sería él el primero en publicar esta canción, sin embargo la grabación se retrasó y Berry Gordy, el magnate de la discográfica Motown, lo vio claro: el tema era tan bueno que estaba seguro sería un éxito en manos de su artista, Stevie Wonder. A Jeff Beck no le sentó nada bien que Stevie incumpliera su promesa, de tal manera que lo que comenzó como una amistad acabó en bronca, que se mantuvo hasta 1975, cuando el primero cedió el tema “Cause We’ve Ended As Lovers” al guitarrista; años más tarde, en 2010, llegaron a compartir escenario en el Rock and Roll Hall of Fame 25th Anniversary, por supuesto interpretando “Superstition” en directo. Como decía al principio de la entrada, el Hohner Clavinet D6 (aquí explican su mecanismo) es lo que más llama la atención en esta canción, el responsable de ese ritmo funky tan característico de “Superstition” y, en general, de todo el álbum. Tal y como nos enseña Antonio Chico en Música y oxígeno, Stevie Wonder se hizo cargo del clavinet, de la batería (también muy característica de esta canción) y del bajo, emulado con un sintetizar Moog:

“La melodía la lleva el clavinet, apoyado con el bajo sintetizado que le da la profundidad característica que tiene la canción. Además hay una trompeta y un saxofón que le agregan una mayor atmósfera y fuerza a todo. Por la gran importancia que tienen las notas de los registros bajos, es casi imprescindible contar con un equipo de sonido que tenga la capacidad de reproducir las frecuencias graves, de lo contrario no se aprecia el abanico sónico que contiene Superstition”.

A pesar de que, al menos desde mi punto de vista, el original grabado por Stevie Wonder es inmejorable, no son pocas las versiones que ha tenido esta melodía; acabamos con algunas de ellas, en concreto las debidas a Jeff BeckStevie Ray Vaughan, Quincy Jones, The Jackson Five, UB40 y los murcianos M Clan.

Mis mejores deseos para el año que entra, que lo disfrutéis en libertad y con pleno dominio de vuestras decisiones, no os dejéis intimidar por las imposiciones, los profetas catastrofistas o las supersticiones ¡Feliz 2019!

Revised_StevieW_TalkingBook_1024x1024

Anuncios

Autor: Raúl

Me llamo Raúl Rodríguez, me dedico a la docencia universitaria y a la investigación en el ámbito de la Historia de la Ciencia, actividades que forman parte de mi vida desde que acabé la carrera, allá por 1986. Sin embargo, la música está conmigo desde mucho antes, desde mi infancia y primera adolescencia, y ha sido siempre una leal compañera. Decidí abrir un blog de canciones con el propósito de encauzar mis inquietudes musicales a través de un canal que pudiera ser sintonizado por otras personas con intereses similares y que, además, sirviera como foro de opinión para todos aquellos que quisieran compartir su pasión por la música. Decidí llamar a este espacio "La Guitarra de las Musas", en honor de las diosas griegas de las Ciencias y las Artes, especialmente de la Poesía y la Música. Quiero pensar que si hubieran tenido guitarras –y baterías, bajos, teclados y demás instrumentos de nuestro tiempo- hubieran sonado como la música propuesta en este blog. En este espacio, el rock en casi todas sus vertientes será el protagonista pero, también, otros estilos como el blues, el jazz, el pop, el soul y las melodías más pegadas a nuestra cultura: cantautores, canción melódica, boleros, corridos mexicanos, tangos, rumbas e, incluso, copla. Por favor, que nadie se enfade conmigo si no encuentra aquí la música que le gusta; la selección de los temas y los comentarios realizados responden, únicamente, a mis intereses particulares que, como bien puede verse, están un poco anticuados. Todos aquellos que busquen música actual no la encontrarán en este sitio.

31 comentarios en “Stevie Wonder. “Superstition””

  1. No sabía yo lo del clavinet. Ya me gustaba la canción y está muy bien volverla a escuchar sabiendo qué es lo que suena.
    No soy nada supersticiosa y en cuanto a los profetas, llevan anunciando el fin del mundo desde que empezó. Alguna vez acertarán, claro.
    Muy feliz año para ti también, Raúl.

    Le gusta a 2 personas

    1. Es que ese sonido es lo más característico de esta gran canción que, además, nos habla de supersticiones, algo siempre recurrente cada vez que acaba un año y comienza otro. Seguro que acabarán acertando, aunque lo más seguro es que suceda cuando nadie se lo espera, y no precisamente el 31 de diciembre ¡Feliz Año, Evavill!

      Me gusta

  2. Un gran tema, y como siempre, mucha pedagogía en el post, que aporta ese plus para una mejor apreciación del mismo y del artista, con el que tengo una especial relación desde que coincidimos en el hotel Crown Hills de Los Ángeles allá por la Semana Santa de 1978, que allí se encontraba un servidor con ocasión del viaje de fin de estudios, y él con su séquito, pues presentaba en la ciudad su nuevo CD “In The End of my Born”. Uno de esos momentos que siempre te acompañan a lo largo de tu vida. ¡Feliz Año!.

    Le gusta a 2 personas

    1. Gracias Caito. A mí tampoco se me olvidaría una cosa así. No está nada mal un viaje de fin de estudios a Los Ángeles, los míos fueron menos glamourosos, más domésticos, jajaja ¡Feliz Año!

      Me gusta

      1. La verdad es que nunca quise ir a L.A., ni dejar un día esta ciudad. De hecho, no he ido, no existe un hotel allí con tal nombre, tampoco existian los CD en 1978, ni Stevie Wonder tiene una obra con ese título. Pero a cambio, si es verdad que es el día de los inocentes y no me he podido resistir. Y muy especialmente tambien es verdad el deseo de un feliz año.

        Le gusta a 1 persona

        1. Ni ir a L.A., ni dejar un día esta ciudad, ni cruzar el mar en tu compañía … La verdad es que me la has colado, me pongo el muñequito ese del día de los Inocentes.

          Le gusta a 1 persona

  3. Muy interesante. Ya me gustaba Stevie Wonder y hacía mucho que no lo escuchaba.
    Hoy he pasado por el psiquiátrico de Mondragón y me he acordado de ti (seguro que no es lo más bonito que te han dicho, je, je).
    ¡Feliz Año Nuevo a ti también! Yo supersticiones pocas, es lo que tiene nacer en martes y trece…
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo también hacía mucho que no lo escuchaba y volver a oír este disco ha sido una gozada. Gurruchaga, los locos y yo ya formamos un equipo, jajaja. Te dejo un homenaje a martes y trece de recuerdo muy navideño. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  4. Aparte de lo que me mueve (conmueve) el soul/funk, o quizá por ello, me viene al pelo esta muestra para lo que ahora estaba haciendo: comparar el ritmo en el verso con el contrapunto y el staccato en la música o el compás en el cante. Gracias, Raúl, y ¡feliz entrada de año!

    Le gusta a 1 persona

  5. No podías acabar el 2018 con una canción mejor ni un texto tan instructivo. No ha sido para mí un año fácil, por lo que no me queda otra que encarar el futuro con optimismo, incluso con “libertad y pleno dominio de mis decisiones” como muy bien dices al final de tu entrada. Por otra parte, espero que siga prosperando esta relación que nos une a través de nuestros respectivos blogs. Te deseo un Feliz 2019. Un abrazo muy fuerte, Raúl.

    Le gusta a 1 persona

    1. Espero que sigamos unidos en la blogosfera y que tengamos la ocasión de vernos en persona en alguna ocasión más. Lamento el año que has tenido, Antonio; te deseo todo lo mejor para el año que entra. Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  6. Un tema inolvidable donde los haya, por ello también le dediqué una publicación hace unos años y descubrí (para mí) los detalles y malentendidos de su creación.
    Aporto esta curiosa versión de Beck, Bogert & Appice donde “adulteran” el punteo inicial de guitarra, el clavicordio de Stevie, con una Talk box.

    Yo también estuve a punto de ir a L.A. con Caito, pero me tiré del avión en Almadenejos para ir a un concierto de Los Topos 😉
    ¡Feliz Año Nuevo a todos y a la comunidad bloguera en particular!
    Abrazos

    Le gusta a 1 persona

  7. Bueno pues cuando mejor quiere uno quedar pues la Red te enreda y mi comentario se pierde. Me sabe mal pues debía ser el segundo comentario después de el de evavill. Bueno pues más vale tarde que nunca.
    Primero gracias por la alusión. Luego que es todo un placer comentar sobre este tema.
    La génesis de la canción me costó entenderla, traducía del francés y no le encontraba la gracia a las palabras de Jeff Beck cuando le decía a Stevie pero si yo no soy el batería. Tuve que releerlo varias veces y darme cuenta que Stevie es ciego y no sabia al entrar quien tocaba la batería.
    Lo del patrón de la Tamla Mowtown fue muy fuerte. Nunca tenía bastante. El buen talante de Jeff hizo que no llegará la sangre al río y en Blow by blow le echo una o dos ayudas Stevie.
    Una curiosidad Trampled under foot se compuso después de que Jon Paul Jones tonteara con la melodía de Superstition.

    No pongo el enlace al video no sea que pierda otra vez el comentario.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola… mira, aunque sea tedioso, yo, cuando escribo un comentario un poco largo, suelo hacer un control+c antes de enviarlo, por si las moscas… Es que ya he perdido unos cuantos en el limbo, y larguitos, y no veas cómo jo… Así uno puede en todo caso hacer un control+v donde sea y recuperarlo. Es que a veces manda coj… he pensado en copiar el comentario antes de enviar, no lo hice y lo perdí, eso sí que mosquea. Y mosquea doblemente ser tan tonto (hablo por mí).
      Pues divertida la génesis de este tema, como explicaste en su día. No lo creerás, pero acabo de caer por tus palabras en que claro, Stevie no podía ver quién estaba a la batería. Y el Blow by blow lo escuché varias veces a finales de este verano. Gran disco.

      Le gusta a 1 persona

    2. Da mucha rabia, creo que nos ha pasado a casi todos. Yo a veces hago lo que comenta What, pero la verdad es que sólo cuando me acuerdo. Desde luego el tema es muy funky, al final las influencias están donde menos te lo esperas; aquí dejo el enlace, ¡Gracias, lrotula! Saludos

      Me gusta

  8. Desde luego un gran tema. Instrumentalmente formidable, gran ritmo. Un gran análisis.
    Y naturalmente, felicidad nuevaolera per a tothom (hablo del año, a ver si voy a resultar críptico). Y…
    Namastebeso (namás). Jajaja.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias What! Esta vez he echado mano de un par de compañeros blogueros, así da gusto escribir entradas. Yo también te mando un namastebeso (namás) jajaja.

      Me gusta

  9. Sensacional me quedo con lo del clavinet que desconocia y la broma de siempre quise ir a LA que sin quererlo ya imposto la voz como el giganton de Loquillo…. Ja, ja, ja
    Saludos Inocentes con retraso

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s