The Alan Parsons Project. “The Eagle Will Rise Again”

Si hay un grupo partidario de los discos conceptuales ese es The Alan Parsons Project: “Tales of Mystery and Imagination” (del que ya hemos hablado aquí), “I Robot”, “Eve”, “The Turn of Friendly Card”, “Ammonia Avenue”, etc.; en realidad, la mayor parte lo son. “Pyramid” (1978) fue el tercer álbum de estudio de esta banda, articulada en torno al productor e ingeniero de sonido Alan Parsons y al teclista y cantante Eric Woolfson. En esta ocasión la temática se centra en las pirámides de Egipto, incluyendo los aspectos místicos y esotéricos tan de moda en aquella época y, por supuesto, una reflexión trascendente sobre el hombre como ser frágil y mortal, y sus inquietudes ante el poder del destino y la historia. La cubierta, realizada por el estudio gráfico Hipgnosis, nos muestra a alguien que, presumiblemente, se acaba de despertar de un mal sueño y se echa la mano a la cara, también se ve una mesa con diversos objetos, entre ellos un libro sobre las pirámides, enfrente una televisión y, por encima de la mesa, una ventana desde la que se ve una gran pirámide; las imágenes interiores del disco son aún más crípticas, las dejo al final para que podáis elucubrar vosotros mismos. Para muchos, “Pyramid” es un álbum inferior a sus predecesores (“Tales of Mystery and Imagination” y “I Robot”), y probablemente lleven razón, aun así siempre me ha parecido un trabajo excelente (creo que el primero que escuché de Alan Parsons), con un marcado lirismo en todos los temas y unos exquisitos arreglos musicales, como es habitual en este grupo. Creo que es un disco ideal, al igual que los dos mencionados líneas arriba, para quienes deseen acercarse al rock sinfónico sin mucho esfuerzo, ya que se trata de una obra melódica y muy asequible, sin temas excesivamente alambicados y largos. Todas las canciones fueron compuestas por Alan Parsons y Eric Woolfson; tres son instrumentales y las otras seis cuentan con cantantes diferentes: David Paton, Dean Ford, Colin Blunstone, Lenny Zakatek y John Miles. Para los que nunca hayáis escuchado este álbum, os voy a recomendar el corte número tres de la cara A, la balada “The Eagle Will Rise Again”, cantada por Colin Blunstone con coros de Eric Woolfson. Y, de paso, también os sugiero otro tema parecido a éste al que ya dedicamos una entrada, “Silence and I”, perteneciente al álbum tal vez más exitoso de Alan Parsons: “Eye in the Sky” (1982); una canción más larga pero con un corte parecido, al menos en sus partes más melódicas y melancólicas. Las letras de ambos temas son francamente sugerentes, en el caso de “The Eagle Will Rise Again” con alusiones a la trascendencia del ser humano, a la iconografía egipcia de los jeroglíficos (“leer entre líneas”), a la insignificancia del tiempo y a cualquier otra cosa que se os ocurra, porque la letra, desde luego, no nos ofrece un mensaje explícito. Y no quiero acabar sin mencionaros un hecho paranormal en torno a esta canción; fue protagonizado por el dúo español de rumba catalana Los Amaya; por favor, escuchad esta versión y decidme si la podríamos catalogar como de Expediente X.

aaa

b

Autor: Raúl

Me llamo Raúl Rodríguez, me dedico a la docencia universitaria y a la investigación en el ámbito de la Historia de la Ciencia, actividades que forman parte de mi vida desde que acabé la carrera, allá por 1986. Sin embargo, la música está conmigo desde mucho antes, desde mi infancia y primera adolescencia, y ha sido siempre una leal compañera. Decidí abrir un blog de canciones con el propósito de encauzar mis inquietudes musicales a través de un canal que pudiera ser sintonizado por otras personas con intereses similares y que, además, sirviera como foro de opinión para todos aquellos que quisieran compartir su pasión por la música. Decidí llamar a este espacio "La Guitarra de las Musas", en honor de las diosas griegas de las Ciencias y las Artes, especialmente de la Poesía y la Música. Quiero pensar que si hubieran tenido guitarras –y baterías, bajos, teclados y demás instrumentos de nuestro tiempo- hubieran sonado como la música propuesta en este blog. En este espacio, el rock en casi todas sus vertientes será el protagonista pero, también, otros estilos como el blues, el jazz, el pop, el soul y las melodías más pegadas a nuestra cultura: cantautores, canción melódica, boleros, corridos mexicanos, tangos, rumbas e, incluso, copla. Por favor, que nadie se enfade conmigo si no encuentra aquí la música que le gusta; la selección de los temas y los comentarios realizados responden, únicamente, a mis intereses particulares que, como bien puede verse, están un poco anticuados. Todos aquellos que busquen música actual no la encontrarán en este sitio.

33 comentarios en “The Alan Parsons Project. “The Eagle Will Rise Again””

  1. Escuché a este buen señor allá por finales de los 70…y no volví a escucharlo más. Bueno, muy poquito más, a decir verdad. Y reconozco que algunos de sus temas tienen cierta calidad, para mí no muchos, que se deja oír, pero no muchas veces, y que el producto es resultón y efectista, de fácil digestión. Y para mí, poco más. No me resiste la comparación sin ir más lejos con Supertramp, o Mike Oldfield, por citar alguno de sus coetáneos congéneres.
    Desde mi punto de vista, a su música le falta alma, esencia, espíritu, o como lo queráis llamar, pero me suena hueca e impostada, no me llena. Y creo que tiene que ver con el proceso creativo, a ver si me explico.
    Tenemos a un magnífico ingeniero que conoce las claves para lograr un buen sonido y producir casi rayando la perfección. ¿Que me falta?. Fácil, un compositor, y los músicos. Lo busco todo, lo empaqueto, le doy mi toque mágico, et voilà…Alan Parsons Project.
    Queda bonito, regala el oído, y cumple, pero no ha salido de dentro y se ha pulido hacia fuera, muy al contrario, se gesta de fuera hacía dentro, contranatura, diría yo.
    Si se fija uno, el mismo proceso, salvando las distancias en lo referente a la calidad, que se hace con los triunfitos, o las Shakira y Britney Spears de turno. Lógicamente para un público diferente, pero con un paralelismo evidente. Y un resultado diferente también, faltaría plus, ¡hasta ahí podríamos arriver!.
    Pero…el alma.
    Saludos
    P.D. Me llega casi más lo de Los Amaya, hacía los que también tengo un profundo respeto. Y creo que de vez en cuando no estaría de más echar un rato con Alan Parsons, aunque sea por recordar viejos tiempos y dejarse llevar por las otroras inconfesables debilidades musicales.

    Le gusta a 1 persona

    1. No creo que sólo sea el grupo de un ingeniero de sonido, no debemos olvidar a Eric Woolfson, en realidad la otra mitad de Alan Parsons Project; él era el compositor y cantante, y el que ponía el talento artístico. Entiendo que no te guster o que te parezca que no tiene alma; a mí me pasa lo contrario, sobre todo con sus primeros álbumes, con los que sigo disfrutando, y más cuando los comparo con los de los triunfitos … En cuanto a la rumba catalana, precisamente quería dedicar una entrada a este género, de hecho había pensado en Gato Pérez; a los Amaya no los tengo en tanta consideración, y menos aún después de haber escuchado esta versión (o lo que sea). Dale otra oportunidad a Alan Parsons, por ejemplo con “Tales of Mystery and Imagination”, “I Robot” o “Eye in the Sky”, quien sabe, a lo mejor cambias de opinión. Saludos, Caito.

      Le gusta a 1 persona

      1. No es por falta de oportunidades, ya decía que los escuché mucho en su día y que algunos de sus temas si los considero, los aprecio, y los creo de calidad. Pero sólo algunos, y como “fondo de armario”. Y por supuesto que es destacable el talento de Woolfson, es lo que sustenta al grupo, pero sigo pensando que es el grupo de un ingeniero de sonido, y le falta esa pequeña “impureza” que aporta el genio del artista y que hace que al igual que en los diamantes, el brillo se torne único y especial. La belleza es siempre imperfecta.
        Y respecto a Los Amaya, en general tengo mucho respeto por los artistas de flamenco, sea cante jondo o canción aflamencada, especialmente porque con mejor o peor resultado, siempre le ponen sentimiento. Aunque en este tema hubieran tenido que haber quemado en la hoguera a todos los que intervinieron en su creación, menos a José y a Delfín. Y también al de la óptica de éste último. Buen fin de semana.

        Le gusta a 1 persona

      2. Alan Parsons fue parte de mi adolescencia, cuando todos se dejaban llevar por otras músicas más rockeras o cercanas a la movida yo disfrutaba con 15 años con estos tiempos medios y construcciones sonoras con referencias de música más elaborada y elegante…. Hablamos de un ingeniero de sonido que trabajo con los Beatles y hizo una joya sonora con Pink Floyd,”The Dark Side of the Moon” solo por eso no admite ninguna comparación y menos con triunfitos y duos de rumba.. . Saludos a Alan Parsons y Mike Oldfield los tengo como padres musicales de mi adolescencia

        Le gusta a 2 personas

        1. Yo también conocí su música de adolescente, entonces ya sabíamos que Alan Parsons era el ingeniero de sonido de Pink Floyd. Me acuerdo de un día, ya con veintitantos años, que escuché el disco “Tales of Mystery and Imagination”, mi preferido, en un planetario totalmente a oscuras, con la proyección estelar encima de mi cabeza y sentado en un asiento comodísimo, es una experiencia que siempre recordaré. Saludos, Vidal.

          Le gusta a 1 persona

        2. Yo tuve una experiencia parecida, al escuchar su tema instrumental Lucifer en una audición en el Instituto, donde tuve casi un orgasmo sonoro que me erizo toda la piel y a comprar todos sus discos y llegarlo a ver dos veces en directo… Saludos Tambien creo que es du mejor disco el que mencionas…

          Le gusta a 1 persona

    2. Razón no te falta en tus reflexiones, en absoluto. Ya entiendo lo que quieres decir y estoy bastante de acuerdo. Suena algo hueco, falto de alma, impostado, prefabricado. Quizá sí que tiene que ver con la producción y con que realmente no sale de dentro de manera totalmente genuina. Todo lo cual no quita para que los haya disfrutado mucho, me gusten y les tenga un gran respeto. Para mí son algo sosos en muchos temas, demasiado edulcorados. Producto y producción impecables, eso es indiscutible. Eso sí, me quedo con Supertramp con los ojos cerrados.

      Le gusta a 1 persona

      1. Pero a ver, que quede claro (puntualizo, jajaja…) han hecho grandes y bellísimas canciones, ésta sin ir más lejos, y grandes álbumes que sin duda merecen un 8 sobre 10 como mínimo, pero eso, algo demasiado pulido como producto (será el sonido). Ojo que lo mismo me pasó con Supertramp, pese a encantarme también me llegaron a cansar en muchos momentos, por su excesiva comercialidad tantas veces. Todo empacha si no varías un poquito.

        Le gusta a 1 persona

        1. Supertramp tiene como dos vertientes: una más sinfónica-progresiva (“School”, “Fools Overture”, etc.) y otra más pop (“A Give a little bit” y, en general, todo “Breakfast in America”), en cualquier caso también es una banda con la música muy elaborada, aunque sin llegar a lo de Alan Parsons, por supuesto.

          Le gusta a 1 persona

      2. Desde luego puede pasar, que la música pierda parte de naturalidad cuando se la somete a torturas tecnológicas, pasó mucho en los ochenta con el AOR y, en ocasiones, con cierto heavy metal excesivamente elaborado. Aún así, pienso que no es éste el caso, aunque entiendo que cada uno tengamos una distinta percepción del asunto. Como sabes, yo también soy un seguidor de Supertramp, sin ir más lejos el otro día empecé a trabajar en una entrada sobre un tema que sé te gusta bastante: “A Soapbox Opera”. Saludos.

        Le gusta a 1 persona

  2. Cuántas, cuántas veces habré escuchado este tema, hace ya bastantes años. Qué recuerdos. Tenía las cintas grabadas. Sin embargo no la asociaba con el título, porque sencillamente le daba al play y me dejaba llevar. Maravillosa, preciosa, muy lírica. Los acordes instrumentales son tan bonitos… Rock sinfónico totalmente asequible.
    Ah, y los egipcios unos cracks totales.
    Gracias, Raúl.

    Le gusta a 1 persona

    1. En mi caso también es especial esta canción y este disco, el primero que conocí de Alan Parsons, también a través de una cinta grabada, luego me compré el vinilo (las dos fotos que hay al final de la entrada son de mi disco). Esa es la idea, What, de vez en cuando trato de meter algún tema de rock sinfónico de fácil digestión, de esos que son capaces de escuchar incluso los que no soportan este estilo. Gracias a ti. Saludos.

      Me gusta

    1. Está claro que la percepción de cada uno es diferente con la música, y así debe ser. Me alegro que te haya gustado el tema, yo lo llevo escuchando muchos años y aún me emociona. Buen fin de semana, Luna. Abrazos.

      Le gusta a 1 persona

  3. Pues a mí sí me gusta, claro que no tengo ni idea ni puedo hacer comparaciones con otros grupos.
    Por cierto, Raúl, desvélame el misterio de Los Amaya y su “mama, no quiero crecer”, ¿ de verdad es una versión? Me ha dado miedito.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. Es una versión o algo parecido, jajaja. Al principio no hay muchas coincidencias con el tema de Alan Parsons, pero a partir del segundo 53, en el estribillo, es donde se ven las coincidencias en la melodía. Aquí se puede comprobar, ellos mismos reconocen la autoría:

      Saludos.

      Le gusta a 3 personas

  4. A mí me gustan mucho los primeros discos de Alan Parson’s , y como primeros me quedo hasta Eye in the Sky, que es cuando descubren las mieles del gran éxito comercial y se lanzan a parir contenidos clonados para intentar llenarse los bolsillos: se nota bastante… Tipo a lo que Mike Oldfield hizo después de Moonlight Shadow (que me encanta, cuidado): de vez en cuando trataba (o tratabaN de que hiciera) un clon de ese mega-éxito, sin llegar a nunca a igualar ni la canción ni el éxito que obtuvo con Moonlight Shadow.
    La versión de los Amaya me la guardo como una PERversión para mi blog Raúl, lo siento, jajjajaja
    Abrazos!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. A mí también me gustan mucho más los primeros discos, de hecho el que más me gusta es el primero. Efectivamente, hasta “Eye in the Sky”, aunque en los álbumes posteriores también hay temas interesantes. Jajaja, ideal para la sección de PER-versiones, ya esperando la próxima entrega. Un abrazo.

      Me gusta

    2. Lo he dicho alguna vez lo que más te marca es lo que oyes de adolescente.
      Alan Parsons Proyect me suele dejar muy frio. Lógico pues con 13-15 años comencé con Yes de Close to the edge, el primero de King Crimson, Atom heart mother, Tarkus … Lo siento no hay color.

      Le gusta a 1 persona

      1. Creo que yo empecé con la misma edad a escuchar todos esos grupos que comentas, poco después empezaría con Alan Parsons. Si me dan a elegir entre Yes o Pink Floyd y Alan Parsons, por supuesto me quedo con los primeros. Eso sí, espero que nadie me obligue a ello … Saludos.

        Me gusta

Responder a laacantha Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s