Cesária Évora. “Sodade”

La mayor parte de cantantes, grupos y artistas musicales, aún dedicándose en cuerpo y alma a su pasión y profesión, no llegarán a conocer el éxito; otros, lo conseguirán en plena madurez cuando, a lo mejor, ya no contaban con ello. Cesária Évora pertenece a este último grupo. Logró el respeto del gran público cuando tenía cuarenta y siete años, con el álbum “La Diva aux pieds nus” (1988), titulado así en alusión a su costumbre de subir a los escenarios descalza, como acto de solidaridad con los más desfavorecidos de su país, sobre todo mujeres y niños. También conocida con los apodos de Cise y Reina de la Morna, Cesária Évora nació en Mindelo (Cabo Verde), cuando esta isla africana, situada frente a las costas de Senegal, aún pertenecía a Portugal; obtuvo la independencia en 1975, poco tiempo después de que la metrópoli recuperara la democracia tras la Revolución de los Claveles. Si os queréis dar un paseo sensorial por Cabo Verde, con nuestra canción de hoy como fondo musical, os recomiendo que visitéis la entrada que, hace unos años, el compañero What dedicó a esta melodía.

Desde muy joven, Cesária cantaba -acompañada de su hermano, al saxo- en eventos familiares y en la plaza principal de la ciudad; a los dieciséis años empezó a ser conocida en los circuitos locales, sobre todo en hoteles y bares y, a los veinte, comenzó a trabajar como cantante en cruceros portugueses que paraban en Mindelo, así como en la radio local. A mediados de los setenta, Cesária dejó de cantar para ponerse a trabajar, y sostener así a su familia en aquellos difíciles años de la independencia caboverdiana, una situación que empeoró debido a su alcoholismo y a otros problemas de índole económica y personal. Estos años oscuros -como la propia Évora acostumbraba a decir- se dilataron durante más de una década, hasta que José da Silva la convenció para ir a París, ciudad donde acabó instalándose; la descubrió en Lisboa, donde había ido invitada por el cantante caboverdiano Adriano Gonçalves, más conocido como Bana.

El éxito absoluto le llegó con su disco “Miss Perfumado” (1992) -publicado tras los Lps titulados “La Diva aux pieds nus” (1988), “Distino di Belita” (1990) y “Mar Azul” (1991)-, del que se llegaron a vender más de trescientas mil copias en todo el mundo; si aún no lo conocéis, no dejéis de escucharlo, seguro que os cautivará. Englobado en esa vaga e inespecífica etiqueta de “world music”, “Miss Perfumado” es una excelente manera de acercarse a los ritmos característicos de Cabo Verde, la “morna” y la “coladeira”, que algunos identificamos como una mezcla de fado portugués, tango argentino, percusiones africanas y sonidos brasileños. La canción más conocida de este disco es la titulada “Sodade”, variante caboverdiana del término portugués “Saudade”, uno de los vocablos más difíciles de traducir al castellano. Escrita por Armando Zeferino Soares durante la década de 1950, “Sodade” describe el sentimiento de los emigrantes caboverdianos que tuvieron que abandonar su hogar, rumbo a Santo Tomé, durante la dictadura salazarista. Creo que la primera grabación de esta canción fue la del angoleño Bonga, incluida en su disco “Angola 74” (1974), aunque la versión más conocida es la de Cesária Évora. Os dejo tres versiones más de este bello tema, en concreto las interpretadas por Kepa Junquera y Dulce Pontes; Carmen Souza; y Lila Downs, Niña Patori y Soledad, ésta última en español.

Anuncio publicitario

Autor: Raúl

Me llamo Raúl Rodríguez, me dedico a la docencia universitaria y a la investigación en el ámbito de la Historia de la Ciencia, actividades que forman parte de mi vida desde que acabé la carrera, allá por 1986. Sin embargo, la música está conmigo desde mucho antes, desde mi infancia y primera adolescencia, y ha sido siempre una leal compañera. Decidí abrir un blog de canciones con el propósito de encauzar mis inquietudes musicales a través de un canal que pudiera ser sintonizado por otras personas con intereses similares y que, además, sirviera como foro de opinión para todos aquellos que quisieran compartir su pasión por la música. Decidí llamar a este espacio "La Guitarra de las Musas", en honor de las diosas griegas de las Ciencias y las Artes, especialmente de la Poesía y la Música. Quiero pensar que si hubieran tenido guitarras –y baterías, bajos, teclados y demás instrumentos de nuestro tiempo- hubieran sonado como la música propuesta en este blog. En este espacio, el rock en casi todas sus vertientes será el protagonista pero, también, otros estilos como el blues, el jazz, el pop, el soul y las melodías más pegadas a nuestra cultura: cantautores, canción melódica, boleros, corridos mexicanos, tangos, rumbas e, incluso, copla. Por favor, que nadie se enfade conmigo si no encuentra aquí la música que le gusta; la selección de los temas y los comentarios realizados responden, únicamente, a mis intereses particulares que, como bien puede verse, están un poco anticuados. Todos aquellos que busquen música actual no la encontrarán en este sitio.

13 opiniones en “Cesária Évora. “Sodade””

  1. Muchas gracias por la mención y el enlace, Raúl.
    Desde luego, sí, es un tema maravilloso y muy evocador. Lo cual puede hacerse extensible a la mayoría de sus canciones y a esa sonoridad tan peculiar, a sus mornas y a todas esas sensaciones de nostalgia, tristeza, melancolía, etc.
    Fue aquella una etapa muy especial de mi vida. No lo recuerdo con exactitud, pero aunque ya la conocía ligeramente, creo que su música y sus discos me engancharon de forma total inmediatamente tras ese viaje, como una consecuencia lógica y natural. Especialmente con el recopilatorio «Cesária Évora Best Of» y otros LP que me fui comprando.
    También fue muy especial la propia entrada que mencionas y la dedicatoria que hice, pues se la dediqué a la bloguera que se hacía llamar EmeM. Cuál no fue mi sorpresa (y el «shock») cuando después de conocerla y visitarla me entero un día de que también había estado en el archipiélago. Y no solo unos cuantos días en plan turista. Ahora no creo que importe que dé aquí dos o tres pinceladas. Eme me explicó (o nos explicaba en su blog) que había estado un tiempo trabajando allí en una especie de granja o cooperativa caprina. Sí, cría y cuidado de cabras. Creo que fue en la pequeña isla de Santo Antão, que es muy montañosa y escarpada. Os puedo asegurar que Santo Antão es un lugar mágico, pues estuve de visita un día y constaté que las partes altas de la isla, entre valles y subidas y bajadas están envueltas en una perpetua bruma. El propio viaje hasta allí, en un viejo ferry destartalado, ya fue de por sí memorable. Eme me contó un tiempo después que era veterinaria autónoma, y que se movía bastante por la geografía española.
    Pensaba que el tema «Sodade» estaba dedicado en general a los emigrantes caboverdianos que durante largas décadas han dejado su tierra en busca de una vida mejor, especialmente en Europa. No sabía de ese particular episodio referente a los que partían hacia São Tomé.
    Hay que decir que aunque el portugués es la lengua oficial, el criollo es allí la lengua más hablada. Y en criollo está cantada la canción. Esto sí que lo recordaba bien: puse la letra y la traducción en mi entrada.
    «El criollo caboverdiano (kriolu) es un dialecto continuo de un criollo de base portuguesa utilizado coloquialmente en todo Cabo Verde y es la lengua materna de prácticamente todos los caboverdianos».
    En fin, maravillosa canción. Pero en el mencionado recopilatorio hay otras que están casi a la misma altura, aunque «Sodade» tiene algo muy especial, esa atmósfera que te atrapa (diría que son los acordes iniciales, el ritmo y todo ello fusionado con los timbales… para seguir con la melodía, la letra, la voz… ). Destacaría también «Petit Pays» o «Mar Azul», maravillosas. O esta, en la que hay que fijarse en cómo alarga las sílabas. Para mí, totalmente hipnótica. No me cansaba de ponerla una y otra vez y quedarme como ensimismado.
    «Cize». Ciao.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias a ti, por tu generoso y vivido comentario, se nota que tienes buenos recuerdos de aquel viaje, está claro que esas experiencias no se olvidan nunca. Viajar es una de las mejores maneras de aprender, y más si hay música y recuerdos personales. En cuanto a Cesária, es un ejemplo para todos los artistas que tardan en encontrar su sitio en el difícil mundo de la música. Escuchar sus canciones es viajar, sentir, ver y oler, pocos cantantes consiguen eso. Saludos.

      Me gusta

      1. Muchas gracias. Sí, desde luego, todo es efímero. La transitoriedad. Haciendo un frío análisis todas las experiencias quedan al final grabadas como recuerdos en la mente, como si de un soporte informático se tratara (aunque es biológico). En buena medida es así, no es que quiera tampoco simplificarlo. Solo acaban quedando los recuerdos.
        Por otro lado, aunque no quiero parecer o resultar pesado, cuando rememoro etapas pasadas de mi vida las siento en verdad como «(distintas) vidas dentro de una misma vida». Dependerá de hasta qué punto te sientas identificado con ese yo o experiencias pasadas o por el contrario sientas que has cambiado. You understand?

        Le gusta a 1 persona

  2. Ya encontraba yo algo «raro». Y es que el tema/vídeo que tú has puesto aquí suena muy diferente. Debe ser una producción muy posterior, mucho más reciente, con motivo de ese 20 aniversario. Es como si aquí sonaran varios instrumentos de cuerda, y los timbales quedan muy difuminados. En cambio (por ejemplo) en el vídeo insertado en mi entrada, o en el recopilatorio, o en este otro, parece sonar una sola guitarra y los timbales suenan de forma mucho más clara y contundente. Me quedo sin duda con esta versión original, no la posterior. Hay que afinar el oído para apreciarlo.

    Decir, se me pasó, que la cantante, por las reseñas leídas en la prensa, tuvo una vida muy tormentosa por cuanto se refiere a sus relaciones con los hombres, con muchos golpes y decepciones, y que eso le dejó mella. También era una fumadora muy, muy empedernida, junto a sus mencionados problemas con el alcoholismo. Todo ello la llevó, conforme se hacía mayor, a tener una salud bastante frágil, parece ser…

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad es que no sé si metieron instrumentos nuevos en la reedición del disco, pero la duración creo que es la misma que en el «Mis Perfumado» original, casi cinco minutos. embargo, la que tú has puesto tiene una duración menor, eso me hace pensar que, tal vez, fuera grabada en otras circunstancias, tal vez en directo. He ido a ver mi cd de «Mis Perfumado», y los instrumentos que aparecen son: guitarra acústica, cavaquinho, piano, armónica, percusiones y violón. Saludos

      Me gusta

    1. Un tema precioso, gracias por ponerlo. Sí, en este disco, además de Pedro Guerra, también colaboran Caetano Veloso, Bonnie Raitt, Chucho Valdés y La Orquesta Aragón.

      Me gusta

Responder a whatgoesaround Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: