Vídeo

Las Cinco Canciones de Antonio Mazuecos (IV): “Bamberas” (La Niña de los Peines)

Pastora María Pavón Cruz, más conocida como La Niña de los Peines (1890-1969), fue una cantaora de origen gitano; está considerada como una de las figuras más importantes que ha dado el flamenco. A los ocho años ya fue contratada para cantar en una caseta de la Feria de Sevilla, en sustitución de su hermano; debutó en 1901, en el madrileño Café del Brillante. Fue amiga de Manuel de Falla, Julio Romero de Torres o Federico García Lorca y compartió cartel con lo más granado del flamenco: Manolo Caracol, Antonio Chacón, Pepe Marchena, Ramón Montoya o Melchor de Marchena, entre otros. Tal y como señalan algunas fuentes, entre 1910 y 1950 grabó 258 cantes en discos de pizarra que, en 2004, fueron publicados bajo el formato cd. Su voz ha sido declarada como “bien de interés cultural” por la Junta de Andalucía. 

“La bambera sale de aflamencar el cante de columpio del folclore andaluz. Estos cantes eran conocidos como bambas o mecederos, y se hacían con la cadencia de la mecida. La Niña los Peines creó la bambera en compás de fandango. (Hasta aquí Wikipedia). Propongo este palo de Pastora Pavón por la grandeza que le confiere ella, y en lo personal porque siempre me recordó el habla prieta, cálida, salida de la entraña, de mis tías abuelas y sus vecinas de la vega de Granada ¡Ojo al ingenio del reproche de la última estrofa!, “… eres la iglesia mayor, donde todo el mundo entra, toíto el mundo menos yo”, que va de la donosura a la obscenidad, según se piense en la cabeza o en el sexo”.

Anuncios

17 comentarios en “Las Cinco Canciones de Antonio Mazuecos (IV): “Bamberas” (La Niña de los Peines)

  1. El flamenco y yo y yo y el flamenco… Ná, que no, que no nos llevamos bien… Nunca me ha gustado y eso que tengo cierta cercanía familiar con un cantaor (el abuelo de mi mujer) que grabó discos y todo, allá por la posguerra, y era íntimo de Juanito Valderrama y algunos otros grandes cantaores del momento; al parecer las juergas que se corrían en los cortijos de la zona, de varios días de duración, eran apoteósicas!!
    Eso sí, me ha gustado el equívoco ese de la letra de la iglesia mayor que cita Antonio jejjeje, tenía que ser muy ‘picante’ en su momento.
    Saludos!!

    Le gusta a 1 persona

    • Es verdad que no es el primer estilo en el que pienso, pero de vez en cuando me gusta escucharlo, sobre todo si la guitarra es protagonista, como en el caso de Paco de Lucía, o está cantado por artistas como La NIña de los Peines que, al igual que otros como Antonio Chacón, Pepe Marchena, Manolo Caracol y, más recientemente, Camarón, son parte de nuestro patrimonio cultural, y gusten o no son los representantes de un estilo de música muy español, al igual que el country lo es de los Estados Unidos o el tango de Argentina. Eso de las juergas flamencas tuvo que ser la leche, yo se lo he oído comentar a mi padre, al que siempre le ha gustado mucho el flamenco y era de los que iba gratis a los teatros donde había flamenco, al gallinero, eso sí tenía que aplaudir a rabiar, era parte del trato. Saludos.

      Le gusta a 1 persona

    • Antonio Mazuecos Jiménez dijo:

      Amigo Alex, te digo lo que a Salva, el amor es tan injustificable como el desamor, y tan respetable; pero ¡carajo! esa historia de tu gran suegro tendrías que con compartirla; pero con pelos y señales y nombre y apellidos, si es que hubo grabaciones.

      Le gusta a 1 persona

    • Las letras del flamenco, también pasa en la copla, donde hay poetas de la generación del 27 como Rafael de León, a menudo tienen mucho valor literario, y éste es un buen ejemplo. Saludos, evavill.

      Le gusta a 1 persona

    • Antonio Mazuecos Jiménez dijo:

      Camarón, no es por nada, es lo más grande. Lo que pasa es que yo quería remontarme algo atrás en el género, hasta que este se juntara con el meollo de mi vida, la niñez. A don José Monge, Camarón de la Isla, llegué ya zagalón.
      Saludos Evavill, y sigo subiendo por las hazañas de tus sueños. En ese blog.

      Le gusta a 2 personas

      • Salva dijo:

        Mi padre tenía en su colección unos cuantos discos de flamenco, intuyo que algunos son auténticas joyas, pero nunca me ha llamado.
        Y hablando de joyas, también tenía discos de pizarra de Carlos Gardel, que le otro día se me olvidó comentarlo, pero no se escuchaban en un equipo normal, y un dia apareció con un gramófono de manivela que encontró en un chamarilero. Otra vez se prsentó en casa con un viejo tandem, solo el cuadro, lo restauró y apenas lo usó. Lo compró porque de joven tenía uno y mi madre y él salían juntos a pedalear, y le traía buenos recuerdos. A mi me daba vergüenza montarme y no consentí en darme una vuelta con él. Ahora no me importaría, pero la que no quiere es mi hija ¡Jo papi, que vergüenza! Como cambiamos con la edad.

        Le gusta a 1 persona

        • Antonio Mazuecos Jiménez dijo:

          Magníficos recuerdos, Salva. Por lo demás, que el flamenco no te diga nada ya es un comentario interesante y la mar de respetable. Gracias, amigo. Siempre nos quedará el rocanrol 🙂

          Le gusta a 1 persona

  2. El flamenco no esté entre mis géneros predilectos ni de lejos. Si me ponen a escucharlo digamos que lo aguanto o lo tolero, aunque supongo que mucho me saturaría. Le reconozco el valor, por supuesto, y me gustan especialmente las guitarras, los bailes, bailaoras y zapateados, y esa enorme fuerza y pasión que transmite.
    Bonita canción, muy bonita letra, bonito rostro el de Pastora. “Eres zarza y yo me enredo”…ésta me la apunto, camarones.

    Le gusta a 1 persona

    • Hay flamenco difícil de escuchar, donde el quejíó lo ocupa todo, pero otras manifestaciones, como la canción que nos ha traído Antonio, son más aptas para todos los paladares porque te puedes apuntar a la música, a la letra, o a ambas cosas. Saludos.

      Me gusta

  3. Yo llego siempre el ultimo y puedo comentar con ventaja.
    A mi si me gusta el flamenco y cuanto mas autentico mas me gusta, pero no me puedo interesar también por el. En algún sitio hay que poner una frontera o un hasta aquí. Igual me pasa con la música clásica, la disfruto pero no quiero profundizar.
    Esta niña de los peines me ha parecido soberbia. A veces me da coraje saber las andanzas de John Lee Hooker y de Howlin Wolf y solo conocer de nombre a Antonio de Mairena por decir algo.
    En cuanto al flamenco y sus híbridos, hoy en día hay una cosa que no me gusta nada y es la fusión del jazz y el flamenco cantado.
    Por el contrario si es instrumental si que me gusta, por ejemplo lo que en su día hizo Pedro Iturralde o hoy en día aún hace Jorge Pardo.

    Le gusta a 1 persona

    • Creo que lo hemos comentado alguna vez, cuando hablamos del cancionero americano y todo lo que han hecho por él los artistas de jazz. Con el flamenco ha habido menos interés y mucho de lo que se ha hecho para actualizarlo, como comentas, no ha sido muy afortunado. Precisamente el otro día, preparando una entrada de versiones, me salía una de Jorge Pardo, de su disco “Mira” (2001). Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s