Vídeo

Las Cinco Canciones de Luna (V): “Nunca el tiempo es perdido” (Manolo García)

Aunque El Último de la Fila ya ha sido protagonista en este blog (con “Insurrección” y “Querida Milagros“), mi intención también era dedicarle una entrada a Manolo García como artista en solitario; la primera canción en la que pensé fue “Nunca el tiempo es perdido”, es la que me salió de manera automática, tal vez porque es uno de sus temas más representativos, pero también por su belleza y armonía. Nuestra protagonista de esta semana ha elegido este tema para Las Cinco Canciones de tu Vida; muchas gracias, Luna, por ayudarme a incorporar esta melodía a La Guitarra de las Musas y, por supuesto, por haber querido participar en esta sección, que es la de todos. Espero que hayas disfrutado con esta experiencia y que te hayas sentido a gusto con todos los amigos de este blog. Nos seguimos leyendo, un fuerte abrazo.

Os recuerdo que esta sección está abierta a todos los amigos/as que deseéis participar en ella; si queréis enviar vuestras cinco canciones, con sus recuerdos respectivos, lo podéis hacer mandando un correo a la siguiente dirección: raulrn@wanadoo.es o contactar a través de twitter (@guitarmuses).

“Conocí a Manolo García cuando formaba parte de El Último de la Fila y siempre me ha gustado. Podría escoger muchas canciones pero hoy me quedo con ésta por el mensaje. Todo tiempo pasado y toda experiencia sirve para algo, aunque sea para aprender lo que no debemos hacer y, si buscamos bien, de todo se saca algo bueno.

Con esta canción me despido (por obligación, porque se me ocurren muchas más). Gracias, Raúl, por invitarme a esta sección de tu blog. No ha sido fácil, pero sí muy divertido”.

Anuncios
Vídeo

Las Cinco Canciones de Luna (IV): “Sonrisa” (Ana Torroja)

Una de las cosas que más me gustan de esta sección es la invitación que me concedéis, y la oportunidad que me dais, para acercarme a estilos musicales a los que no suelo prestar mucha atención; es algo que agradezco, porque este blog no está cerrado a ningún género y, si algunos músicos y artistas no aparecen por aquí, puede decirse que en ocasiones es debido a mi propio desconocimiento musical. Si no hubiera sido por vosotros es difícil que hubieran asomado temas como “Claro de Luna” (Beethoven), “Un papel morao y un submarino amarillo” (Manolo Kabezabolo), “Birthday” (The Sugarcubes) o la canción protagonista de hoy, “Sonrisa” ¿Hay algo más bonito que la complicidad entre madre e hija?, veamos qué nos cuenta Luna.

“Solo había nacido mi hija mayor, que tendría 3 años, íbamos todos los días en coche a la ikastola y solía sonar esta canción en la radio. Nos aprendimos el estribillo y lo cantábamos juntas (aún lo hacemos a veces y ya tiene 11 años). El final dice: «Ya sé quién soy», y ella preguntaba: «¿Quién es?». Yo le contestaba que Ana Torroja. Cuando se aprendió el nombre, cada vez que la canción decía: «Ya sé quién soy», ella gritaba: «¡Ana Torroja!».

Es más, acabo de poner el vídeo y a los dos segundos ha saltado del sofá y gritado: «¡Tengo una sonrisa!»”.

Vídeo

Las Cinco Canciones de Luna (III): “20 de abril” (Celtas Cortos)

“¿Recuerdas aquella noche en la cabaña del Turmo? Las risas que nos hacíamos antes todos juntos. Hoy no queda casi nadie de los de antes. Y los que hay, han cambiado. Han cambiado, sí”. Seguro que muchos de vosotros reconoceréis este texto, perteneciente al estribillo del tema “20 de abril”, una de las canciones más conocidas de los pucelanos Celtas Cortos. Formó parte de su tercer álbum de estudio (“Cuéntame un cuento”, 1991). Tiene con una versión especialmente interesante, la de la Oysterband, que ya tuvimos oportunidad de escuchar aquí en una entrada anterior dedicada a esta banda. Luna nos habla hoy de sus vivencias montañeras en la cabaña del Turmo, la misma que se menciona en “20 de abril”.

“Creo que casi todo el mundo conoce esta canción, pero no que la cabaña del Turmo existe de verdad. Es un pequeño refugio situado en el valle de Benasque, en el corazón de los Pirineos.

Soy montañera y varios años seguidos participé en cursos de alta montaña, durante una semana en julio y con jóvenes de todo el País Vasco o de todo España (según qué federación lo organizara). En uno de esos cursos pasamos por la cabaña del Turmo y “20 de abril” se convirtió en nuestra banda sonora. Desde entonces siempre que la escucho recuerdo aquellos veranos de montañas, arneses, piolets, nuevos amigos, charlas interminables y muchas risas.

He elegido este vídeo con Amaral porque es un grupo que me gusta muchísimo, pero a pesar de que tiene canciones muy especiales para mí no voy a incluir ninguna en esta selección, y así le doy algo de presencia”.

Vídeo

Las Cinco Canciones de Luna (II): “En sus manos” (Leize)

Leize es un grupo guipuzcoano cercano al heavy metal formado a principios de los años ochenta, que habitualmente se engloba en el movimiento conocido como Rock Radical Vasco; cuentan con varios álbumes en su haber y creo que, desde su regreso a los escenarios en 2007, aún continúan en activo. El otro día, un chaval de dieciocho años me puso una cara rarísima cuando le pregunté si sabía lo que era un negativo fotográfico; por supuesto, no tenía ni idea de lo que le estaba hablando. Me imagino que si le hubiera enseñado una cinta de casete no hubiese sabido ni por dónde cogerla; Luna es muy joven pero, al igual que los que tenemos una cierta edad, también practicó la piratería analógica con estas antiguallas musicales.

“Leize es un grupo muy ligado al principio de mi adolescencia. Tenía una cinta, por supuesto grabada —oh, dios mío, era una delincuente, espero que haya prescrito— y con la carátula pintada a mano por mí.

Recuerdo haber cantado sobre todo tres de sus temas. Tenía que elegir y ha ganado “En sus manos” (Los otros dos son “Noche de ronda” y “Nadie mira nadie sabe”)”.

Vídeo

Las Cinco Canciones de Luna (I): “Vuela, vuela” (Magneto)

El blog de Luna Paniagua, nuestra invitada de esta semana en las Cinco Canciones de tu Vida, es un espacio dedicado a la lectura, la escritura y la corrección de textos; en él podréis disfrutar del irresistible estilo de Luna, con sus cuentos, relatos, reflexiones y también con las reseñas, que escribe para apoyar a otros compañeros y compañeras que tratan de abrirse camino en el difícil mundo editorial. Os dejo este copia/pega tomado de su bitácora, para que la podáis conocer mejor:

“Bienvenid@ a mi blog. Aquí encontrarás un poco de todo, tanto textos escritos por mí como cualquier cosa que me resulte interesante, ¡que serán muchas! Muchas gracias por la visita, espero que te guste. Si es así, no dudes en seguirme y compartir. Esta es mi biografía: Soy una madre de familia numerosa de 37 38 años. Siempre me ha gustado escribir aunque durante muchos años no lo he hecho excusada en la falta de tiempo. Hace unos meses lo encontré dejando de ver la televisión, y he descubierto que escribir no es sólo dejarse llevar por las musas sino que también se aprende. Y en ello estoy. También soy correctora editorial”.

Comienza con “Vuela, vuela”, una canción que ya apareció en La Guitarra de las Musas, en aquella ocasión a través de la versión original de la cantante francesa Desireless; bien podría decirse que también es una de las canciones de mi vida, no formó parte de las “cinco titulares” aunque bien podría haber estado, por la carga emotiva que tiene para mí; quizás no sea mi estilo preferido ni, tal vez, es lo que escucharía estando solo, pero la música es también amor, amistad, evocación, recuerdos compartidos en forma de alegrías y tristezas, a menudo todo ello en una misma canción. Luna ha preferido la versión de Magneto, un grupo mexicano de chicos que triunfó durante los años ochenta y parte de los noventa, ya veréis por qué.

“Comienzo con “Voyage voyage”, de Desireless, porque es la protagonista de una anécdota de mi infancia. Tendría unos diez años e iba a clases de baile en el colegio. Llegué una tarde al salón de actos, nuestro lugar de ensayo, y resulta que se me había olvidado que para ese día teníamos que preparar una coreografía con esa canción. Allí estaban mis compañeras, con unos bailes preparadísimos, vestuario especial y alguna hasta maquillada ¿Qué hice? Llevaba una camiseta larga y ancha así que me quité los pantalones, me solté el pelo e improvisé la coreografía más sosa de la historia. Por alguna razón que desconozco eso me dio menos vergüenza que reconocer que lo había olvidado.

He elegido la versión y el vídeo de Magneto porque es en español, y recuerdo que la canción que yo bailé también lo era, y por el gran contraste entre su baile y el mío”.