David Gilmour. “Faces of Stone”

En tiempos prepandémicos se podía pasear libremente por el centro de Madrid, sin miedo, sin mascarillas y sin guardar distancias de seguridad cuando entrabas a los establecimientos comerciales, incluso podías conocer y abrazar a algunos de los amigos hechos a lo largo de estos bonitos años pasados en la blogosfera. El día que nos vimos Alex -patrón de la web, ya desaparecida, Rocktelegram- y yo hablamos de todo; de su vida, de la mía y, por supuesto de música; nos dimos una vuelta por algunas de las principales librerías y tiendas de discos de la capital y, en una de ellas, Alex me regaló una lujosa edición del cuarto disco de estudio de David Gilmour, el mítico guitarrista de Pink Floyd. Además del álbum en formato cd, titulado “Rattle That Lock”, esta “Edición Deluxe” incluye un blu-ray, dos pequeños libros en tapa dura -uno con fotografías, con las letras y con los títulos de crédito, mientras que el otro es una copia del libro segundo de John Milton Paradise Lost, que sirvió de inspiración a las letras de este disco-, un póster a doble cara, una púa y una postal del club de jazz Le Chat Noir incluida en un sobre ¡Muchas gracias, Alex!

La discografía de David Gilmour en solitario no es muy extensa y, tal vez, tampoco destaque demasiado, sobre todo si la comparamos con la de otros músicos emblemáticos del rock progresivo. Su primer trabajo (“David Gilmour”) lo publicó en 1978, el segundo (“About Face”) en 1884, el tercero (“On an Island”) tardó bastante más en ver la luz, concretamente lo hizo en el año 2006, mientras que el que protagoniza nuestra entrada de hoy es de 2015, es decir, que transcurrió casi una década entre estos dos trabajos. Fue grabado en el Medina Studio del propio Gilmour, con Phil Manzanera como coproductor, con buenos músicos y algunas colaboraciones especiales, como las de Robert Wyatt, Richard Wright, David Crosby o Graham Nash. “Rattle That Lock» es un disco para escuchar en casa por la tarde-noche, mientras te olvidas de las dificultades que has tenido durante el día. Algunos temas recuerdan a Pink Floyd, otros se acercan más al jazz, incluso a la música ambiental; si queréis ir escuchando alguna de estas canciones, podéis empezar con “Dancing Right in Front of Me”, “In Any Tongue”, “The Girl in the Yellow Dress” o con la que encabezamos este post, “Faces of Stone”, publicada como single con un vídeo promocional realizado por Aubrey Powell, del colectivo Hipgnosis, en el que se combinan imágenes de David Gilmour con el cortometraje experimental mudo “At Land” (1944), dirigido por Maya Deren.

A ritmo de vals, Gilmour nos ofrece una delicada composición en la que destaca la guitarra acústica, el piano -parece que, en buena parte, fue tomado de algunas grabaciones inéditas del que fuera teclista de Pink Floyd Richard Wright– y, cómo no, la inigualable guitarra eléctrica de este maestro de la sensibilidad y el buen gusto musical. Creo que tampoco os deberíais perder este vídeo en directo de “Faces of Stone”, grabado en el sitio arqueológico de Pompeya (Italia).

Anuncio publicitario

Autor: Raúl

Me llamo Raúl Rodríguez, me dedico a la docencia universitaria y a la investigación en el ámbito de la Historia de la Ciencia, actividades que forman parte de mi vida desde que acabé la carrera, allá por 1986. Sin embargo, la música está conmigo desde mucho antes, desde mi infancia y primera adolescencia, y ha sido siempre una leal compañera. Decidí abrir un blog de canciones con el propósito de encauzar mis inquietudes musicales a través de un canal que pudiera ser sintonizado por otras personas con intereses similares y que, además, sirviera como foro de opinión para todos aquellos que quisieran compartir su pasión por la música. Decidí llamar a este espacio "La Guitarra de las Musas", en honor de las diosas griegas de las Ciencias y las Artes, especialmente de la Poesía y la Música. Quiero pensar que si hubieran tenido guitarras –y baterías, bajos, teclados y demás instrumentos de nuestro tiempo- hubieran sonado como la música propuesta en este blog. En este espacio, el rock en casi todas sus vertientes será el protagonista pero, también, otros estilos como el blues, el jazz, el pop, el soul y las melodías más pegadas a nuestra cultura: cantautores, canción melódica, boleros, corridos mexicanos, tangos, rumbas e, incluso, copla. Por favor, que nadie se enfade conmigo si no encuentra aquí la música que le gusta; la selección de los temas y los comentarios realizados responden, únicamente, a mis intereses particulares que, como bien puede verse, están un poco anticuados. Todos aquellos que busquen música actual no la encontrarán en este sitio.

11 opiniones en “David Gilmour. “Faces of Stone””

  1. Un buen tema, de patrones muy clásicos. El estilo y los solos de Gilmour son inconfundibles e impagables.
    La verdad es que, no porque lo comentes hoy, se me ha pasado muchas veces por la cabeza: ¿qué fue de Alex? Pues efectivamente vi que ya no aparecía por aquí ni comentaba (lo hacía casi siempre). ¿Ya no existe su blog, o es que ya no publica? Habrá razones para ello, si es que pueden explicarse. Es cierto que vivimos tiempos muy difíciles desde que irrumpió el covid y siguiendo (¿el mundo cada vez más loco e inestable?). También lo digo porque Alex hizo alguna referencia a contagios en su entorno.
    Y hablando de grandes guitarras del rock: nos ha dejado Jeff Beck, Raúl. Lo siento tanto… es una triste noticia. Esas estrellas del rock con ya sus años a cuestas, que tenemos una larga lista…
    En fin, si me lees, Alex, un abrazo (a todos).

    Le gusta a 1 persona

    1. ¿Qué tal What? Gilmour a ritmo de vals, es un tema precioso. Pues no sé nada de Alex, desde hace mucho tiempo; he visto que ha cerrado su web y no sé más … Espero que esté bien y sea solamente un deseo de borrarse del mundo bloguero. Gran pérdida, la de Jeff Beck; y, como bien dices, esto va a ser a sí durante los próximos años. Abrazos.

      Me gusta

    2. Hola What!! Ya ves que he vuelto y me remito al comentario que he hecho más abajo para ir recuperando tono y voz en La Guitarra.
      Me alegra saber que te acordabas de mi jejjeje
      Un abrazo y a seguir leyéndonos!!!

      Le gusta a 1 persona

  2. ¡¡Hola amig@s!! Bueno, mucho por contar y explicar después de tanto tiempo, a ver por dónde empiezo… Ante todo, sí, he seguido leyendo tu blog Raúl, pero los primeros tiempos del COVID fueron bastante complicados en la familia y, entre unas cosas y otras, me alejé del mundo bloguero empezando por mi propia publicación: que si tenía que cambiar de servidor y de empresa, que si no me apetecía mucho escribir, que si, que si… Y también dejé de publicar comentarios en La Guitarra de las Musas, tampoco por ninguna razón en especial, pero si no escribía mi propio blog, como que no me salía hacerlo aquí… Pasó el tiempo y comprendí que eso era una tontería, pero seguía leyendo La Guitarra y ya, después de un tiempo largo, perdida la costumbre, también me daba la impresión de que no sería bien vista mi vuelta, de que estaba “fuera del circuito”, por expresarlo de alguna manera.
    Está siendo todo un poco raro: el fin de semana pasado, después de casi tres años sin volver a Madrid, una ciudad a la que antes de la pandemia era raro el mes que no iba, volví a pisar las calles del centro y a comprar discos y libros por allí. Y a la vuelta, justo, me encuentro con esta entrada que rememora una de mis últimas visitas a la capital: tenía que volver a participar, está claro…
    Fue un agradable encuentro aquel, ¿verdad Raúl?, nos contamos muchas cosas ya sugeridas en comentarios en nuestros respectivos blogs y descubrimos otras que surgieron conversando. Yo lo pasé muy bien y disfruté regalándote este gran disco de Gilmour: pasa el tiempo y gana con las escuchas. ¡¡Me alegra saber que tú también sigues dándole!! Por cierto, como recordarás estuve en Pompeya viendo a David, un concierto muy, muy especial que disfruté como pocos en mi vida y del que di debida cuenta en Rock Telegram (ahora molaría poder enlazarlo).
    En cuanto a mi desparecido blog, he intentado recuperarlo (lo tengo guardado en un misterioso archivo autogenerado por Blogger) aunque sólo sea para que siga flotando en la web, pero de momento se me resiste la “resurrección”; de vez en cuando vuelvo a intentarlo y no descarto conseguirlo algún día.
    Musicalmente sigo en activo, muy en activo, tanto escuchando como en el mundillo del coleccionismo: hace un par de años o así descubrí Discogs y eso cambió la manera de controlar y conocer mi colección. ¡¡Y por fin sé lo que tengo!! Discogs, por si no lo conocéis, es una plataforma/app en la que, mediante el código de barras y/o diferentes referencias (años de edición, país, formato, compañía, etc.), puedes saber cuál es la edición exacta del disco que tienes y eso te da una idea del valor de mercado que puede tener, si decides venderlo (o comprar algo que tienes en el punto de mira) o, en cualquier caso, te da una idea aproximada del valor de tu colección. ¡¡Y sabes exactamente cuántos tienes!! Por ejemplo, yo tengo 1.339 CD’s, 63 vinilos (¡¡he vuelto a comprar (joyitas de segunda mano), 49 DVD’s, 23 singles (uno de los ítems más caros de mi colección es un single de Rainbow editado en España) y 21 cassettes. El valor máximo de mi colección está en más de 22.500 euros según Discogs. Otra cosa que se puede hacer es ver las colecciones de los usuarios: si quieres ver la mía, entras en Discogs y me buscas y ves todos mis discos. Y comprar y vender en todo el mundo… Lo que me faltaba como friki de la música, vamos…
    En fin, es mucho tiempo de ausencia para resumir en un único comentario, pero, vaya, digamos que he vuelto a asomar por la puerta y espero seguir visitando esta tu casa virtual Raúl y comentar casos y cosas y sucedidos de los últimos tiempos.
    De momento, ¡¡un abrazo muy fuerte!!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Qué buena sorpresa, Alex! ¡Qué alegría saber de ti! Cuando escribí esta entrada, dentro de mí siempre tuve la esperanza de que la leyeras y recordaras aquella tarde que pasamos juntos en Madrid. Me alegro muchísimo que este post haya servido para que te volvamos a escuchar y, sobre todo, que nos confirmes que estás bien. Ya veo que la actividad bloguera ha dado paso a la coleccionista, también muy arraigada en ti. Sí que conozco la página Discogs, de hecho, la utilizo en alguna ocasión para obtener datos de músicos, autores, etc., lo que no sabía es que tenía esta utilidad tan curiosa. Cuando tenga un rato me paso por Discogs, pero esta vez con los ojos puestos en todo lo que cuentas, aunque no creo que tenga la paciencia para valorar mi colección, jajaja. Ya sabes que ésta es tu casa, Alex, puedes intervenir cuando te parezca, o no hacerlo, lo que te pida el cuerpo. En cualquier caso, me encanta que hayas seguido conectado a La Guitarra de las Musas, más aún en estos tiempos de inmediatez, textos breves y mucho influencer con ínfulas. Cada vez quedamos menos blogueros musicales que hablamos de rock y otros estilos lamentablemente en desuso; aún recuerdo aquellos tiempos en los que éramos unos cuantos: tú, Salva (Mentalpadise), Adrián (Bonustrack), Adrián (Tu Critica Musical), Juanlu (365 RadioBlog), Vidal (Resistencia Sonora), Living at 33rpm, Eduardo de Frutos (River of Country), Fran Gonzalo (Metal Pesado), Pere (Lo que surja records), Jakesnake, Nostromo y Olomán (Musicae Memorandum), … Y otros que también parecen retirarse: lrotula (Algo de jazz, blues, rock …), Rockología, etc. Parece que aún sigue Marta (We Are Rock), pero no con excesiva frecuencia en sus publicaciones; algo parecido pasa con Julia (Tarareando) o con What (ongakumymusic). En fin, recordando aquella canción de Golpes Bajos, está claro que no son buenos tiempos para la lírica (reggaetones y similares quedan excluidos de este concepto). No sé, a lo mejor 9 años en la blogosfera, publicando con regularidad, son demasiados para cualquier proyecto, al final nos volvemos repetitivos (y a medida que cumples años aún más, jajaja). Últimamente estoy espaciando más las entradas (una por semana), tal vez vuelva a recuperar la antigua periodicidad de dos por semana, pero no estoy muy seguro; quizás todo lo que empieza también tiene que acabar algún día …. Un fortísimo abrazo.

      Me gusta

      1. Pues yo también me alegro de estar de nuevo en contacto ‘directo’ Raúl, no lo dudes. La verdad es que, casi al hilo de dejar el blog (algo que se fue haciendo patente a medida que pasaban las semanas y no publicaba; vamos, que no fue un esto lo dejo y ya), me reenganché con la gente de Sinfomusic en un grupo de Whatsapp y por ahí cubrí en buena medida mis necesidades de hablar de música; de hecho, es un grupo súper activo en el que se cruzan decenas, cuando no cientos, de mensajes diarios.
        Llevas razón: hay mucho «influencer con ínfulas» y una inmediatez y brevedad en la permanencia de casi cualquier contenido (al margen de la cantidad) que asusta y que, a mi, me apena. Quizá me haga demasiado viejo, pero cada vez echo más de menos los tiempos, si no ya analógicos, cuando las cosas discurrían con más calma.
        Se ve que el mundo blog no está en su mejor momento, pero tal y como funcionan las cosas hoy día, la vuelta de la moda de escribir textos algo más largos que un twit está a la vuelta de la esquina jejjeje
        Seguimos al habla.
        Saludos y abrazos!!!

        Le gusta a 1 persona

        1. Sí, puede ser como la moda cíclica de los pantalones de campana o de pitillo; un año están de moda los de campana y otro los de pitillo, a lo mejor ahora se ponen de moda los blogs con entradas tamaño «La Regenta» o «Fortunata y Jacinta», jajaja. Abrazos.

          Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: