Vídeo

Las Cinco Canciones de Laacantha (IV): “Lágrima” (Amália Rodrigues)

Al igual que su amiga Evavill, Laacantha también ha querido incluir un fado entre las Cinco Canciones de su Vida. Mientras que Evavill optó por Mariza, una de las principales figuras en activo de este género, Laacantha se ha inclinado por Amália Rodrigues, la gran dama del fado, probablemente la mejor voz que ha dado este género. En la presentación que hice a la entrada de Evavill ya os hablé de la buena sintonía que tengo con Lisboa y de lo que supone escuchar fados allí si consigues sortear a los turistas. Os voy a contar una anécdota reciente, que me sucedió en mi último viaje a Lisboa, hace dos o tres semanas. Precisamente en un intento por buscar algo fuera de los circuitos habituales, nos apuntamos a un evento que llevaba por título “Fado no Mercado”, que se celebró el pasado 11 de marzo en el mercado de Ajuda, un barrio Lisboeta muy próximo a Belém; tuvimos que pagar 10 euros, aunque en realidad era un pago a cuenta de la comida y la bebida a consumir en el evento y también servía para reservar mesa. Pensamos que podría estar bien: seguro que sólo irían los del barrio y podría ser algo muy auténtico. Cuando llegamos al mercado de Ajuda nos encontramos con un espacio grande lleno de mesas estrechas, unas junto a otras, sin apenas separación y prácticamente llenas de gente, y un inconfundible olor a chorizo, morcilla y todo tipo de carnes, como si estuviéramos en una feria o unas fiestas españolas pero en espacio cerrado. Después de mucho pelear, conseguimos sentarnos y empezamos a escuchar las actuaciones que iban apareciendo por el escenario; es evidente que aquello no era fado, más bien canciones populares, pachanga portuguesa y, lo que es peor, yo creo que interpretada por los propios vecinos y vecinas de Ajuda, algo así como si mi madre se pusiera a cantar en unas fiestas de pueblo o de barrio. Sin duda era muy divertido y pintoresco pero el espectáculo musical era lamentable, por lo que intentamos centrarnos en la parte culinaria; eso fue aún peor, en seguida nos enteramos de lo que  teníamos que esperar: unas dos horas horas sin poder beber ni comer, sólo “disfrutar” del espectáculo. No sabemos cómo pero conseguimos hablar con un responsable y, nos os lo vais a creer, conseguimos que nos devolvieran los 10 euros. A ver si el próximo día se nos da mejor el fado, mientras tanto os dejo con este fenomenal tema de Amália Rodrigues, “Lágrima”, y con los recuerdos de Laacanta de su paso por Lisboa.

“Portugal, hace siete años. Estaba de pie en una especie de carro de pueblo para que fuera más visible. Al lado tenía una botella de vino. Estaba un poco borracho, de muy buen humor y vestido con un traje tradicional portugués, pero llevaba un turbante verde, lo que me despistó un poco. Era un personaje bastante pintoresco, a pesar de estar un poco sucio y ebrio.

El hombre cantaba en la Rua de Augusta de Lisboa. Decir que “cantaba” es quizás demasiado para lo que realmente hacía, en realidad estaba trabajando. Cantaba una sola frase musical, repitiéndola y repitiéndola, burlándose un poco, supongo, de la multitud turística que le echaba monedas.

Al oír su voz , bastante potente, me paré sorprendida. Nunca había escuchado cantar así, con aquel fraseo musical, tan triste y fatal.  La melodía era nostálgica y añorante, con esa vibración de la voz tan peculiar y cautivadora … era fado.

Desde luego, no era el mejor fadista de Lisboa; era un golfo borracho, pero me impresionó mucho mi primer encuentro con el fado. Cuando le eché las monedas, él -riendo a carcajadas- se inclinó y me dijo al oído: – ¿ Mejor que el Flamenco, verdad? – … Y encima hablaba español.

Me encanta el fado, por cualquier intérprete, y no tengo ninguna canción preferida. De los clásicos, por supuesto, Amália Rodrigues es la mejor, y de los contemporáneos me gusta Carminho.  Creo que “Lágrima”, de Amália Rodrigues, es muy representativa del fado, … en mi humilde opinión”.

Anuncios

33 comentarios en “Las Cinco Canciones de Laacantha (IV): “Lágrima” (Amália Rodrigues)

  1. ¡Que bueno! Me hizo mucha gracia leer tu texto.La actitud positiva puede salvar cualquier situacion convertiendolo en algo inolvidable. ¡¿Y que querías por 10 euros ?! Adoro Lisboa, creo que es la única cuidad de Europa donde se queda auténtica , no reformada, antigüedad. Me enamoré de la ciudad de primera vista. SU ambiente es tan peculiar..no se parece a ninguna otra ciudad europea. Es que no vi antes la entrada con el fado de Evavil…tambien me hizo mucha gracia esa coincidencia. En lo general coincidimos en muchas cosas con ella. Un beso para ti y para Paloma.

    Le gusta a 1 persona

    • Estábamos alucinados con lo que pasaba, incluso los portugueses, y la verdad es que nos reímos bastante. Había un señor enfrente de nosotros que estaba cabreadísimo porque llevaba dos horas esperando la comida que había encargado; y la chica encargada de nuestra zona estaba al borde de un ataque de nervios, yo creo que no acabó la noche, en algún momento se desmayó o se fue a su casa desesperada porque era incapaz de atender las mesas. Besos.

      Le gusta a 1 persona

  2. Yo creo que el fado ha captado perfectamente el espíritu portugués. Si Amália Rodrigues hubiera sido americana, por ejemplo, sería mucho más famosa de lo que fue. Para mí, de todas formas, está en el Olimpo de los Dioses musicales jaja.

    Le gusta a 2 personas

  3. ¿¿Y yo que te tengo sangre portuguesa y ni aún así me gusta el Fado?? Pues sí, uno de mis bisabuelos era portugués, de Coímbra concretamente, pero al parecer no ha calado en mi el legado genético musical portugués… Eso sí, el lado anglófilo lo tengo muy acusado jajjaja
    Que buena tu anécdota Raúl, total que buscando lo no turístico acabaste encontrándotelo de lleno, por si no querías caldo… Al menos recuperaste el dinero, algo es algo…
    Saludos!!!

    Le gusta a 2 personas

    • Y no lo he contado todo, ni te imaginas la que tuvimos que liar para pagar los diez euros: tuvimos que ir a un sitio concreto (una junta de freguesía o algo así), a una determinada hora y, por supuesto, pagar al contado … Saludos.

      Me gusta

  4. Como he dicho otras veces, el fado no me atrae de entrada, quizá todo es ponerse en serio. Por lo general prefiero la marcha a la melancolía. Por lo menos me gusta Cesária Évora, que se le acerca, y además la vi con Mariza de telonera.
    Muy hermosas tus vivencias personales vinculadas a la música, Tatiana.

    Le gusta a 2 personas

  5. Salva dijo:

    Ya lo dije en la canción de Evavill. El Fado es una música que no me llega. Sin embargo Lisboa es una ciudad que me tiene enamorado. Vaya historia Raúl. Ya te imagino en faena. Yo si al menos me hubieran dado de comer pronto pues los mismo hasta habría disfrutado.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s