Neil Young. “Like a Hurricane”

“Like a Hurricane”, “la canción del beso infinito”, como tituló Tina Jara su colaboración en Musicae Memorandum con motivo del V Aniversario de este blog amigo, es uno de los temas más representativos del Neil Young más rockero y, también, de los más profundos, emocionantes y mágicos que ha dado el rock. Forma parte de “American Stars ‘N Bars” (1977), el noveno álbum de estudio del canadiense, cuyos temas fueron grabados de manera esporádica en diferentes sesiones entre 1974 y 1977; contó con la colaboración de músicos como Emmylou Harris, Ben Keith, Tim Drummond, Karl T. Himmel, Linda Rondstadt, Nicolette Larson y, por supuesto, sus Crazy Horse (Frank “Poncho” Sampedro, Billy Talbot y Ralph Molina), precisamente quienes le acompañaron en la grabación de “Like a Hurricane”. Hoy no quiero extenderme más, prefiero dar la palabra al propio Neil Young; quien mejor que él para explicarnos cómo concibió esta maravilla y cómo logró hacer llorar a su “Old black”:

“Old Black es mi guitarra. Guitarra con la he tocado en casi todos los temas grabados con Crazy Horse. Old Black es una Gibson Les Paul de 1952 que conseguí en la época de los Buffalo Springfield en un intercambio con Jimmy Messina. Old Black no era negra en un principio, sino seguramente dorada. Alguien la había modificado y le había cambiado el color. Cuando en 1968 cayó en mis manos, me di cuenta enseguida porque ya entonces estaba muy desgastada. Alguien, quizá la misma persona que la había pintado de negro, había puesto unos protectores metálicos especiales para las pastillas y un golpeador (…) Poco después, añadí una palanca de trémolo (…) Con el tiempo, decidí arreglar la pastilla más cercana al puente para que no zumbara (…) La pastilla Gretsch nunca terminó de convencerme (…) Sabía que tendría que cambiarla. Larry Cragg, un magnífico técnico de guitarras y viejo amigo que estuvo haciéndose cargo de mis instrumentos en las giras desde mediados de los setenta hasta 2010, es un tipo concienzudo que cuida como nadie mis guitarras y mis amplis (…) Una noche (…) se me acercó corriendo entusiasmado y me dijo: ‘he encontrado la pastilla perfecta para la Old Black. Es una Firebird y es una pasada’ (…) Todavía está en la Old Black (…)

La canción que tal vez mejor ejemplifica el tono de la Old Black es “Like a Hurricane”, aunque si se escucha con atención mis errores la echan a perder. Es un tema memorable, sobre todo por el sentimiento que nace de los pasajes instrumentales. Siempre grabo todo cuanto toco, sea un ensayo o no, y “Like a Hurricane” ilustra a la perfección por qué lo hago. De ese modo se captura todo. El momento clave suele ser cuando se toca algo por primera vez y es el que trato de grabar a toda costa. Mis técnicos de sonido saben que tienen que grabar todo. La grabación original que usé para la versión final de la canción fue la del ensayo en la que enseñé a los Crazy Horse cómo era el tema, por eso empieza como si estuviera cortada. No tenía principio ni final. Es una de esas grabaciones irrepetibles (…)

Escribí la letra de “Like a Hurricane” una noche a finales de 1975 en un trozo de periódico en la parte trasera del DeSoto Suburban de 1950 de Taylor Phelps, un coche enorme en los [sic] que nos metíamos todos para ir de bares (…) Como de costumbre, nos detuvimos en el mirador Skeggs Point de Skyline Boulevard para esnifar unas rayas de coca. Escribí “Hurricane” allí, en la parte trasera de aquel coche gigantesco. Al llegar a casa toqué los acordes en un teclado Univox Stringman montado sobre el armazón de un viejo y recargado armonio que había instalado en el salón (…) Joder, me pasé toda la noche tocando el teclado. Acabé la melodía en cinco minutos, pero estaba tan absorto y puesto que no podía parar de tocar. Varios meses después, en el Village de Los Ángeles, sobregrabé las voces. Tenía ganas de acabar la canción. Los Crazy Horse no la había cantado y ni siquiera se sabían la letra. Era un ensayo de la canción y se convirtió en la grabación original de “Like a Hurricane” (Young, Neil -2013-. Memorias de Neil Young. El sueño de un hippie. Barcelona: Malpaso; págs. 101-104).

Aquí podéis ver a Neil Young interpretando este tema en directo. También os dejo enlaces a algunas versiones, como las de Roxy Music, The Mission o Nils Lofgren, aunque ya veréis que es bien difícil acercarse al original.

neil_young_in_nottingham_2009_(c)Neil Young con su “Old black”

Anuncios

Autor: Raúl

Me llamo Raúl Rodríguez, me dedico a la docencia universitaria y a la investigación en el ámbito de la Historia de la Ciencia, actividades que forman parte de mi vida desde que acabé la carrera, allá por 1986. Sin embargo, la música está conmigo desde mucho antes, desde mi infancia y primera adolescencia, y ha sido siempre una leal compañera. Decidí abrir un blog de canciones con el propósito de encauzar mis inquietudes musicales a través de un canal que pudiera ser sintonizado por otras personas con intereses similares y que, además, sirviera como foro de opinión para todos aquellos que quisieran compartir su pasión por la música. Decidí llamar a este espacio "La Guitarra de las Musas", en honor de las diosas griegas de las Ciencias y las Artes, especialmente de la Poesía y la Música. Quiero pensar que si hubieran tenido guitarras –y baterías, bajos, teclados y demás instrumentos de nuestro tiempo- hubieran sonado como la música propuesta en este blog. En este espacio, el rock en casi todas sus vertientes será el protagonista pero, también, otros estilos como el blues, el jazz, el pop, el soul y las melodías más pegadas a nuestra cultura: cantautores, canción melódica, boleros, corridos mexicanos, tangos, rumbas e, incluso, copla. Por favor, que nadie se enfade conmigo si no encuentra aquí la música que le gusta; la selección de los temas y los comentarios realizados responden, únicamente, a mis intereses particulares que, como bien puede verse, están un poco anticuados. Todos aquellos que busquen música actual no la encontrarán en este sitio.

24 comentarios en “Neil Young. “Like a Hurricane””

    1. No hay problema, le anotamos diez me gusta tuyos a la entrada, aunque no aparezcan, jajaja. Es uno de los más grandes, lrotula, estoy de acuerdo contigo. Saludos.

      Me gusta

  1. Sentado al lado de la chimenea con mi pareja en una brumosa y fría tarde de finales de otoño, cayendo una plácida llovizna, mirando por la ventana el campo ya librado de su agostamiento, y las encinas, especialmente una, centenaria como muchas otras de las otras, que soportaba un enorme nido de cigüeñas en su copa. Al fondo, no muy lejos, las altas y afiladas crestas de la Sierra de Cordoneros en la ribera del rio Gargantiel, que se adivinaban envueltas en la neblina.
    …Y sonando Neil Young con Like a Hurricane.
    ¿Alguien da más?.
    Pues ese es el recuerdo imborrable que tengo del tema que hoy nos trae Raúl. Y me parece que ningún otro escenario puede mejorarlo, al menos para mí.
    Y sí, también el choricito de venado con pan de pueblo y la botella de vino con la caña puesta. No puedo olvidarlos tampoco, menos a estas horas, pero es que lo del yantar me rompía el tono bucólico y pastoril del inicio que me parecía que estaba quedando bien.
    Muy buen tema Raúl, de esos que son un valor seguro.
    Saludos y buen fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es difícilmente mejorable, Caito, en mi caso hubiese sido perfecto si no lloviera, aunque me apunto a todo lo demás: pareja, chimenea, tarde fría, campo, choricito, pan de pueblo y vino. Gracias por tu relato, y por tu entusiasmo para con este tema, un valor seguro, como bien dices, al menos entre los que nos movemos ya en una cierta edad … Buen fin de semana. Saludos.

      Me gusta

      1. Resulta curioso que tenga infinidad de recuerdos de ese mismo sitio en circunstancias muy similares y con muchísima música más, pero que siempre me recuerde a esta canción de Neil Young. Creo que es el decorado perfecto para un músico como él y para éste tema, con cierto aire crepuscular. Para los que quieran conocer el paraje, está al sur de Ciudad Real, lindando a Andalucía y Extremadura, es la aldea de Gargantiel en la comarca de Almadén. Muy recomendable.
        Y bueno, quitamos la lluvia para lo sucesivo y dejamos todo lo demás, que no siempre llueve a gusto de todos. Pero ese día llovía. Saludos.

        Le gusta a 1 persona

        1. Tomo nota, Caito. A ver si tuviera la oportunidad de pasar por allí …, por si acaso llevaré siempre a mano esta canción. La lluvia tiene muchos seguidores, pero yo prefiero los días soleados. Saludos.

          Me gusta

  2. Es muy especial la voz de Neil Young, me gusta mucho.
    “La canción del beso infinito”, ¡qué bonita definición!
    Y ya si le añades el paisaje idílico de Caito, para qué más 😉
    Yo no tengo esos recuerdos tan buenos asociados pero el tema es espectacular hasta sin nada.
    Saludos, Raúl.
    Que pases buen fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

    1. No he querido extenderme más, sobre todo teniendo en cuenta que Tina Jara lo explica muy bien en su entrada, pero la letra de este tema es formidable; copio lo que dice Tina: “Esta canción nos cuenta el eterno cliché de chico conoce chica; la atmósfera de un bar lleno de humo, van pasados, se besan durante más de ocho minutos de gloria y el amor surge bajo toda esa niebla. Es un tema manido, sí ¡pero joder…qué forma tan poética de conocerse y recordarlo!”. Si además tienes buenos recuerdos, como Caito, pues entonces la canción es perfecta. Buen fin de semana, Evavill.

      Me gusta

  3. Tremenda canción, para ponerla en bucle y no parar de escucharla.Tienes razón, queda muy por encima de las versiones.
    Me salgo de la entrada, pero voy a compartir el vídeo que ha saltado tras la versión de Nils Lofgren, porque me ha dejado un poco alucinada:

    Le gusta a 1 persona

  4. Bueno aquí de nuevo. Dije lo de la rodilla en tierra porque considero a Neil Young uno de los músicos más íntegros del rock. Podría extenderme en los motivos pero voy a poner solo dos ejemplos.
    Mientras Lou Reed decía en una canción Heroína it’s my life and it’s my wife, Young titulaba una canción con The needle an the damage done.
    Después del éxito de su cuarto disco Harvest su discográfica le insistía en que editara otro disco del mismo estilo. El se negó en redondo, incluso no quiso interpretar las canciones del disco en sus directos. El disco que siguió a Harvest fue Times fades away un disco duro y bronco donde los haya.
    Bueno hay muchos detalles más que demuestran la integridad de Neil Young pero esto es una buena muestra.

    Le gusta a 1 persona

    1. Y está esa historia de “Sweet Home Alabama”, de los Lynyrd Skynyrd, que fue escrita como reacción a dos canciones de Neil Young que hablaban de temas como el racismo y la esclavitud en los Estados Unidos.

      Me gusta

      1. Entre ellas la propia ‘Alabama’ del maravilloso Harvest, en la que Young se queja del racismo imperante en estados sureños como Alabama, cosa que sentó fatal al Klan y compañía, ya que además de criticar a los buenos WASP, recordémoslo, Neil era canadiense y corría sangre india por sus venas.

        Le gusta a 1 persona

        1. Ayer mismo escuchaba de nuevo este maravilloso álbum, y el titulado “Hawks & Doves”, en el que también hay temas muy buenos.

          Me gusta

  5. Podrías haber sido
    cualquiera para mi.
    Antes de aquel momento
    en que besaste mis labios.
    Ese sentimiento perfecto
    cuando el tiempo se desliza
    entre nosotros

    ¡ Precioso! la música, la interpretación , las letras y los lujosos comentários. Un
    abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  6. Es curioso como casi todos los grandes guitarristas han cogido una guitarra más o menos ‘estándar’ y la han adaptado a sus propios sonidos, de tal manera que, en muchos casos, es difícil saber si la guitarra suena como quiere el músico o viceversa… Quizá el caso más extremo fuera el de Brian May que se construyó su Red Special partiendo de cero.
    Abrazos!!

    Le gusta a 1 persona

    1. En el ámbito del rock es también muy famosa la de Eddie Van Halen, la “Frankenstrat”, hecha a partir de varias guitarras de distintos fabricantes; creo que una guitarra Frankenstrat se conserva en la Smithsonian de Washington​. Y luego están los guitarristas que no se desprenden de su vieja guitarra aunque pasen años y años, como Willie Nelson. Un abrazo, Alex.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s