Vídeo

Eagles / The Langley Schools Music Project / Diana Krall. “Desperado”

El pasado 18 de enero fallecía Glenn Frey, uno de los pilares fundamentales de la banda californiana Eagles, a la edad de 67 años. Se inició en el mundo de la música mientras realizaba los estudios de secundaria en la Dondero High School de Detroit, su ciudad natal; allí formó su primera banda, The Disciplines, más tarde llamada The Subterraneans, el germen de otra denominada The Mushrooms, con la que llegaría a grabar, en 1966, un single con las canciones “Such a Lovely Child” y “Burned“, que podéis escuchar en sus enlaces respectivos. Tras mudarse a Los Ángeles, realizó su primera grabación profesional al frente del dúo Longbranch Pennywhistle, en 1968; es ésta la época en la que conoció a Bob Seger -colaboró con él en su primer álbum: “Ramblin’ Gamblin’ Man” (1969)- y a Jackson Browne, con quien escribiría algunas canciones, como la famosa “Take it easy“. Imbuido del espíritu hippie, fue de grupo en grupo hasta que conoció, en el club Trobadour, a Don Henley y a Linda Rondstad, quien le acabaría contratando para formar parte de su banda. Con la ayuda de esta cantante, y la incorporación de Bernie Leadon y Randy Meisner, Glenn Frey y Don Henley crearon Eagles, la banda más exitosa que ha tenido el country rock en toda su historia. Publicaron su primer álbum (“Eagles”) en 1972 y, un año más tarde, su segundo trabajo: “Desperado“, un álbum conceptual que no tuvo mucho tirón comercial a pesar de que es uno de los mejores álbumes de los californianos. Toma como hilo argumental a la mítica banda de forajidos del viejo Oeste conocida como Doolin-Dalton, centrándose en los aspectos humanos, en la personalidad y la vertiente romántica de estos malhechores: timbas, peleas, mujeres, alcohol, pero también asuntos como la soledad, la vida errante o la imposibilidad de enamorarse. La canción que he elegido para homenajear a Glenn Frey, escrita por él y por Don Henley, es la titulada igual que el Lp; se trata de una reflexión sobre la necesidad del amor como elemento redentor, que algunos autores han querido interpretar como una metáfora de la vida que, en aquella época, llevaban las estrellas del rock.

“Desperado” ha sido versionado por muchos y muy buenos artistas, como Linda Rondstad, Kenny Rogers, Johnny Cash, The Carpenters, Judy Collins, Neil Diamond, Clint Black, Lynn Anderson, Randy Crawford y, muy recientemente, Miranda Lambert. La tercera versión que os propongo es la de la cantante y pianista de jazz Diana Krall, incluida en su álbum “Wallflower” (2015). La segunda es una deliciosa y singular rareza; pertenece al colectivo The Langley Schools Music Project, un coro de niños involucrados en un peculiar proyecto educativo de los años setenta liderado por Hans Fenger. Este “profe hippie”, como decían sus propios alumnos, acabó ganándose la confianza del claustro de profesores y les convenció para grabar un par de discos con los que poder demostrar los progresos de estos chicos. El repertorio fue elegido por los chavales, entre los grandes éxitos de aquella época (mediados de los setenta): The Beach Boys, David Bowie, The Beatles, Eagles, etc.; y la instrumentación (xilófonos, timbales y panderetas) fue ejecutada también por los niños, a excepción de la guitarra y el piano que quedaron a cargo del profesor. El resultado (aquí lo podéis escuchar) es un milagro de esos que se ven muy pocas veces en el mundo de la música, una obra limpia, emocionante y sincera.

Anuncios

16 comentarios en “Eagles / The Langley Schools Music Project / Diana Krall. “Desperado”

  1. El Langley Schools Music Project siempre emociona por lo sincero y lo auténtico, dudo que ahora mismo se pudiera hacer algo tan honesto sin los colmillos de las discográficas.
    Larga vida a los Eagles y al rock

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Bienvenido a este blog, Pere! A veces menos es más. Es una historia curiosa de la esta iniciativa escolar porque, al parecer, alguien encontró estos discos en un anticuario o algo así y se dio cuenta inmediatamente de su valor, así que los volvieron a regrabar. Ahora mismo estaba visitando tu blog, todo un descubrimiento, con algunas entradas también sobre Eagles. Gracias por participar. Saludos.

      Le gusta a 1 persona

    • “Desperado” es uno de los temas más country de Eagles, no hay más que ver la cantidad de artistas de este estilo que la han versionado, todos a cual más bueno. Me alegro que te hayan gustado las versiones. Saludos Eduardo.

      Me gusta

  2. aoradicto dijo:

    Tal vez, y digo solo tal vez, por que el archiconocido Hotel California es mi disco preferido de la banda, Desperado podría llegar a desbancar ese otro. No escucho las versiones por que estoy escuchando el Animals de Pink Floyd, hacía mucho que no lo escuchaba. Me estoy dedicando a escuchar esos viejos discos que tenía semi abandonados. Precisamente el otro día en el coche escuchando a Cat Stevens pensé que a pesar de las carencias tecnicas en las grabaciones y la sencillez de su música, lo que se hacia en aquellos años estaba repleto de autenticidad e incluso me atrevería a decir que de una espontaneidad casi inocente propia de una época, sin dar mayor importancia que a las propias canciones.
    Volviendo al deceso de Glenn Frey, llevamos buena racha:Lemmy, Bowie, Frey y hace un par de días Jimmy Bain el que fuera bajista de Dio y que grabó joyas como Rainbow Rising del que habló el otro día Alex. Como le dije en su homenaje a Lemmy, nos quedamos sin héroes.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Son dos discos buenísimos, uno más country (“Desperado”) y otro de soft rock (“Hotel California”), a mi me gustan casi por igual, lo que pasa es que la canción “Hotel California”, como bien sabes, me toca muy de cerca, son muchos recuerdos. Pink Floyd, Cat Stevens …, buena tarea la que tienes entre manos estos días, Salva. Efectivamente, eso mismo es lo que quería decir con la versión ésta de los chavales (por cierto, no te la pierdas cuando tengas un ratillo), con muy poco consiguen un resultado emocionante y eso, en la música, el cine y en cualquier arte, vale su peso en oro. ¡Menuda racha de muertes llevamos!, añado otra de ayer mismo: Black, ¿te acuerdas de “Wonderful Life”? Un abrazo.

      Me gusta

  3. aoradicto dijo:

    Leí la de Black, no la recordaba. Hotel California podría entrar en esa categoría de canciones “que pueden “agotarse” a base de escuchas reiteradas, es como cuando cocemos demasiado una carne, al final hemos extraído todo lo mejor de ella y puede convertirse en incomestible (dígase “carne putrefacta)” jajajajajaja. Porque mira que esta canción suena hasta en la sopa pero al igual que con Stairway to heaven no me canso de escucharla. Sabes que canción si se me indigesta, y se que sonará a sacrilegio, pero Bohemian Rhapsody la he llegado a saltar en alguna de las recopilaciones que llevo en el coche y eso que es un temazo y me gusta, pero se ha abusado mucho de ella y si no llega al límite de la putrefacción (sonora) si que se ha cocinado demasiado y a mi me gusta la carne poco hecha.
    Bon apetit amigo

    P.d – Por cierto, “putrefacción sonora” mola mucho para un blog o una sección que hable de esas canciones o grupos que suenan hasta la saciedad y que hace que podamos llegar a odiarlos. ¡Ah! y no me digas que es tan buena idea que yo podría hacer algo con ello, porque de momento sigo en parón blogeril.

    Le gusta a 1 persona

    • Jajaja, mi blog se podría llamar perfectamente así: “putrefacción sonora”, porque muchas de las canciones que aparecen por aquí están dentro de esta categoría ¡Efectivamente, una idea perfecta para tu regreso!

      Me gusta

      • Alex dijo:

        A mi también me pasa esto de la “putrefacción sonora” (¡¡has creado un neologismo Salva jajjaja!!) con más de una canción; hace no mucho comentaba por aquí que me sucede, y mira que lo siento, con Satairway to Heaven, pero también con Bohemian Rhapsody, y mira que disfruté con ella durante años… Pero me da mucha pena que me suceda, así que tengo puesto más de un disco en cuarentena: me da pavor que me pudiera pasar con, por ejemplo, el Wish You Were Here, así que me he propuesto racionarme las escuchas… Lo mismo que tuve que hacer con el DVD de Camel Rain “Moondances” que me gusta tanto que no paraba de ‘videarlo’, así que desde hace unos años me lo tengo racionado, eso sí, es lo que me pongo el día de Nochevieja después de que todo se haya calmado para recibir el año.
        Saludos

        Le gusta a 1 persona

        • Creo que todas las canciones se nos “queman” si las escuchamos mucho. A veces se trata de aparcarlas unas semanas, por mucho que nos duela. Después las retomas con más energía. Lo de “racionarlas” me parece casi-casi de yonqui, jajaja…

          Le gusta a 1 persona

        • A mi me gusta emplear el término “agotamiento” porque es como si, a partir de las escuchas reiteradas, las canciones perdieran fuerza. Yo creo que esto del agotamiento, el miedo a quemar las canciones, como dice Pere, fue una de las razones que me impulsó, a partir de un momento de vida, a buscar nuevos estilos musicales, tal vez para preservar así a mis Pink Floyd, Camel, Deep Purple y clásicos del estilo. La verdad es que estoy muy contento con la táctica porque he podido disfrutar de géneros musicales bien diferentes y cuando volví al hard rock, al blues rock y al progresivo lo hice con más fuerza, como cuando uno vuelve a casa después de haber estado mucho tiempo fuera. Ahora, lo de “putrefacción sonora” es buenísimo … Saludos, Alex.

          Me gusta

      • Alex dijo:

        Pues sí Pere, con algunos discos he tenido auténtico ‘vicio’ jejjeje, una deliciosa y, por fortuna, sana droga cuyo único efecto negativo puede ser precisamente ese agotamiento… La solución de Raúl me parece acertada también: buscar nuevos sonidos y estilos y ‘descansar’ de los que llevamos escuchando toda la vida, al fin y al cabo, se trata de disfrutar…

        Le gusta a 1 persona

  4. Alex dijo:

    Buen y merecido homenaje al desaparecido Glenn Frey. No es que sea un gran seguidor de los Eagles, pero tengo el Hotel California (¡¡cómo no!!) y cada cosa que oigo de ellos me gusta como este Desperado, cuya versión original es la que más me ha gustado de las que nos traes hoy a La Guitarra.
    Me entero por Salva de que ha muerto Jimmy Bain también, vaya tela, menuda racha llevamos… Es un bajista del que tengo un montón de discos, sobre todo de su etapa con Dio. ¡¡Que pena!!
    Al final vamos a tener que hacer un apartado dedicado a los caídos 😦
    En fin, qué se le va a hacer, ley de vida supongo…
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    • Mira que hay versiones de esta canción, pero estoy contigo: el original es único y, por ahora, insuperable. Lo de la plaga de fallecimientos empieza a ser preocupante, parece una plaga. Además, todos han muerto con 70 años o menos, Jimmy Bain también. Es verdad que es ley de vida, pero hoy día no parece una edad muy avanzada para morir los sesenta y tantos. Buen fin de semana.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s