Vídeo

Las Cinco Canciones de lrotula (III): “Rubylove” (Cat Stevens)

Creo que el casete es el formato musical al que tengo más cariño, el que está conmigo desde que empecé a escuchar música; en mi casa no había tocadiscos, así que puede decirse que las cintas fueron mi salvación. En ellas grabé mis primeras canciones de la radio y, ya en el instituto, se convirtió en el vehículo que utilizábamos para conocer a los grandes grupos y escucharlos en cualquier sitio, casi siempre al aire libre. Desde luego, la calidad de sonido no es comparable con la del vinilo pero, como nos cuenta hoy lrotula, los casetes también tenían sus ventajas, como pueden ser la facilidad de transporte y el precio; al igual que le sucediera a nuestro protagonista de esta semana, yo también he comprado cintas a precio de ganga, como aquella vez que adquirí en Discoplay una cinta de Tony Ronald y sus Kroner’s al módico precio de 99 pesetas, me compré dos iguales por si se me estropeaba y aún conservo una de ellas en su plástico, sin desprecintar. La canción que lrotula ha elegido para recordar a este formato, y sus recuerdos asociados a él, es “Rubylove”, del británico Cat Stevens.

EL CASSETTE

“La revolución, además de permitir que la música se moviera, permitía compartir música. Lo de las grabaciones creo que se les fue de las manos a los promotores de la idea, pero enseguida editaron la música también en formato cassette. El mercado se ampliaba.

Un botón para play otro para grabar (había que dar a éste y sin dejar de apretarlo al play. El mismo del play según a que lado lo movieras era adelante o atrás en la cinta. Las primeras grabaciones las hacíamos con micro directamente de los altavoces. Ósea que si entraba tu hermano voz en grito ¿Has visto el rotulador rojo? había que repetir esa canción.

Una de las ventajas del cassette es que te permitía comprar música cuando ibas con la mochila de una parte a otra. Por supuesto en los pocos viajes que hice siembre me traía música del país que fuera. Grecia, Portugal, Argelia.

Otra ventaja del formato eran las ofertas. Yo compre por cuatro perras en una gran superficie “Exile on Main St.” y discos por el estilo.

“Teaser an the Firecat” de Cat Stevens (el disco que hizo rico al patrón de Island) fue el primer disco que grabé.  En él estaba “Rubylove”. Una sencilla canción de la que en su día me llamo la atención la diferente instrumentación y sobre todo que una parte de la  canción fuera en griego”.

Anuncios

15 comentarios en “Las Cinco Canciones de lrotula (III): “Rubylove” (Cat Stevens)

  1. Yo no soporté nunca las cintas, las tuve como todo el mundo, pero como un mal necesario… Y por supuesto también hice mis grabaciones sobre otras más viejas de aparato a aparato, de modo que aquello sonaba a rayos… En concreto recuerdo la comparación entre una cinta grabada así con The Wall y el vinilo de mi tío Manolo, que resultaba, a todos los niveles, insoportable jajjaja
    Los dos primeros discos escogidos por mi, Rama Lama de Rocky Sharpe y Higway to Hell de AC/DC los tuve en cinta original, que al menos sonaba con algo de calidad, pero siempre me pareció que eran las hermanas pequeñas del vinilo, el segundo plato, el patito feo… Que no, que no, en cuanto pude me pasé al vinilo y las cintas las usaba lo menos posible… y en el coche, claro, que anda que no se me trabaron más de una y más de dos, quedando inútiles por completo; como una original del Thick as a Brick, que me dio un coraje que no veas…
    En fin, pasando a la canción de hoy de Antonio, pues tampoco coincidimos, vaya, porque a mi Cat Stevens no me llama demasiado la atención, excepto por Moonshadow, que si me gusta bastante, no ha logrado engancharme nunca.
    Saludos!!

    Le gusta a 1 persona

    • Jajaja, has vuelto a llamar Antonio a lrotula, creo que ayer también. Desde luego, la calidad de sonido suele ser mejor en los vinilos, aunque si la cinta es buena, y el equipo también, puede dar el pego. Lo que pasa es que lo habitual eran las copias malas y, además, se escuchaban en equipillos baratos o en radiocasetes de coches, cosa que no pasaba con los vinilos. En cualquier caso, a mí no me quedó más remedio; desde luego, si hubiese tenido medios cuando era adolescente me hubiese comprado un tocadiscos. Saludos. Alex.

      Me gusta

      • ACDC que recuerdos. Yo escalaba, en Contreras nos juntábamos los de Madrid y Valencia. Que nochecita la de aquel día. En la tienda de al lado no paraba de sonar “for the about the rock, WE SALUTE YOU”. Al día siguiente sude lo que no está escrito.

        Le gusta a 1 persona

      • Si, si, había entendido que lrotula se llamaba Antonio y ya veo que no es así: mis disculpas… No sé por qué te había re-bautizado jejjeje, en algún momento de estos días he asumido erróneamente que eras Antonio…
        Raúl, a mi tampoco me quedó más remedio que soportar las cintas durante muchos años, pero en cuanto pude no volví a utilizarlas: el último reducto fue el coche y, fíjate, hace ya años, cuando tuve un sueldo aceptable y demás, me fui a la calle Barquillo y me compré un equipo Denon con su modulo de pletina para cintas, con tan mala suerte que al poco también compré un coche con CD: creo que llegué a grabar 10 ó 15 cintas para el coche y después no la he vuelto a utilizar… De hecho estoy pensando en poner el módulo a la venta, porque está muerto del asco en un cajón…

        Le gusta a 1 persona

        • La calle Barquillo … todo un referente para la música. El otro día pasé por allí y ya no vi tantas tiendas de música como antes. Mi equipo compacto, el segundo que tuve con tocadiscos, me lo compré allí

          Me gusta

  2. Salva dijo:

    Pues como de las cintas ya han hablado Alex y Raúl, con el que coincido sobre todo en eso de que las podías escuchar en el parque con los colegas no me enrollo.
    Cat Stevens.Me encanta. Gracias a mi hermana mayor que llego a casa con un greatest hits bajo el brazo hace ni se la de años. Tendría yo 12/13 años. En el interior venía un poster con las letras y una foto de Stevens en un concierto con un collar de flores en plan hawaiano. Me enganché tanto a ese disco, que se mudo a mi cuarto y cuando me fui de casa se vino conmigo.
    Hace poco le comentaba a Raúl al hilo de que volvía a recuperar para mis oídos los discos de Cat Stevens, que comohabía cambiado el concepto musical de aquellos años ahasta nuestros días. No hablo del mensaje de las canciones sino que era posible transmitir mucho con tan poco. Una guitarra, una voz, una producción sencilla, pero sobre todo en esos discos de aquella época se notaba autenticidad y ganas. Eran y son discos que suenan autenticos, sin artificios. No se si me explico. Pero creo que ya me entendéis.

    Saludos.

    Le gusta a 2 personas

    • Te explicas perfectamente y estoy muy de acuerdo. En aquellos años se hacían discos muy complejos, llenos de instrumentos y de todo tipo de efectos, como los del rock progresivo; y también se hacían trabajos más sencillos pero muy sinceros, con unas letras muy buenas y unos arreglos cuidados pero discretos. Todo es válido, lo importante es la comunicación que se produce entre el artista y el que escucha. Saludos, Salva.

      Le gusta a 1 persona

    • Creo que la portada era blanca con una foto en el centro de una playa y una sombrilla. Hace poco el año pasado vi retazo de una actuación de Cat Stevens en los Ángeles. Bien lleno de público y la actuación muy digna. Bien por Cat.

      Le gusta a 1 persona

  3. vidal dijo:

    Las cintas iban a todo los lados, los discos tenían vetadas sus salidas para ocasiones especiales….Y ahora puedes tener toda la música en un disco duro que ocupa el mismo tamaño de una cinta, o ni siquiera eso en una nube…A veces más es menos …Cat Stevens me resulta un autor al que no h seguido mucho, más bien casi nada, pero nunca es tarde para conocerlo….saludos

    Le gusta a 1 persona

    • Pero me da la impresión que ahora todo es más efímero, Vidal. Nos quejamos de lo mal que sonaban las cintas y de que se estropeaban mucho, incluso de los discos rayados. Pero ¿cuánto va a durar la música conservada en un disco duro? Me da la impresión que hay más posibilidades de perderla en estos formatos electrónicos que con vinilos o cintas de casete; pasa un poco como con los libros. Y ya ni te cuento si la has guardado en una nube de esas que eliminan de golpe, como megaupload. Ahora desdeñamos el valor de lo tangible pero tal vez en unos años nos arrepintamos. Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s