Porcupine Tree. “I Drive the Hearse”

Steven Wilson es uno de los músicos más creativos y brillantes que aún conserva el rock. De formación autodidacta, es productor e ingeniero de sonido, compositor, cantante y toca varios instrumentos, entre ellos la guitarra y los teclados. Ha colaborado con bandas como King Crimson, Marillion, Opeth o Yes, por mencionar sólo algunas, y es el creador y líder de la formación británica Porcupine Tree, creada en 1987 por Steven Wilson y Malcolm Stocks casi como si fuera un juego en homenaje a las grandes bandas de los setenta; llegaron a crear una biografía ficticia del grupo, con nombres de músicos y de discos publicados, incluso hacían creer que se conocieron en un festival de rock durante los años setenta y que algunos habían pasado por la cárcel. Grabaron algunos temas en un estudio propio montado por Wilson y, lo que empezó como una broma, acabó consolidando en un grupo al que empezaron a apoyar las compañías discográficas, con actuaciones en directo que obligaron a montar una verdadera banda. Editaron su primer trabajo en 1991 (“On the Sunday of Life”) y , desde entonces, han publicado una decena de álbumes, el último (“The Incident“) en el año 2009, precisamente el trabajo del que nos ocupamos en esta entrada. Porcupine Tree es habitualmente englobado en la categoría de rock progresivo, sobre todo en sus comienzos, luego irían incorporando otros estilos, como el metal progresivo, la música industrial y otros sonidos claramente experimentales, de tal forma que resultan difíciles de etiquetar puesto que aúnan lo clásico y lo vanguardista, la complejidad y la sencillez, los tonos suaves y rugosos al mismo tiempo, a menudo en el mismo disco, incluso en la misma canción. El propio Wilson casi siempre ha tratado de huir de la etiqueta de rock progresivo, y suele dar mucha importancia al trabajo de producción como algo fundamental para conseguir las texturas y los sonidos característicos de Porcupine Tree. “The Incident” es un álbum doble, en el que el primer disco está ocupado por una sola canción de cincuenta y cinco minutos que, a su vez, está dividida en catorce movimientos; estas piezas narran los eufemísticamente denominados “incidentes” por las autoridades locales o gubernamentales que, en realidad, esconden historias trágicas o conflictos de carácter social, a menudo tratados con frialdad por quienes nos gobiernan. Con este planteamiento Wilson nos hace viajar por un sendero casi surrealista, alocado, construido sobre un sonido pulcro, envolvente e intimista, que transmite melancolía y desasosiego gracias a una brillante composición donde se alternan fases melódicas y acústicas con sonidos industriales y elementos procedentes del metal progresivo. Sé que soy un pesado, pero esta obra debe escucharse en su totalidad para poder apreciar su brillantez y originalidad, y para poder comprender que el movimiento número catorce, “I Drive the Hearse” (ésta es la versión de estudio), no es más que el epílogo de esta historia, el final de un complicado viaje, un merecido descanso.

Anuncios

Autor: Raúl

Me llamo Raúl Rodríguez, me dedico a la docencia universitaria y a la investigación en el ámbito de la Historia de la Ciencia, actividades que forman parte de mi vida desde que acabé la carrera, allá por 1986. Sin embargo, la música está conmigo desde mucho antes, desde mi infancia y primera adolescencia, y ha sido siempre una leal compañera. Decidí abrir un blog de canciones con el propósito de encauzar mis inquietudes musicales a través de un canal que pudiera ser sintonizado por otras personas con intereses similares y que, además, sirviera como foro de opinión para todos aquellos que quisieran compartir su pasión por la música. Decidí llamar a este espacio "La Guitarra de las Musas", en honor de las diosas griegas de las Ciencias y las Artes, especialmente de la Poesía y la Música. Quiero pensar que si hubieran tenido guitarras –y baterías, bajos, teclados y demás instrumentos de nuestro tiempo- hubieran sonado como la música propuesta en este blog. En este espacio, el rock en casi todas sus vertientes será el protagonista pero, también, otros estilos como el blues, el jazz, el pop, el soul y las melodías más pegadas a nuestra cultura: cantautores, canción melódica, boleros, corridos mexicanos, tangos, rumbas e, incluso, copla. Por favor, que nadie se enfade conmigo si no encuentra aquí la música que le gusta; la selección de los temas y los comentarios realizados responden, únicamente, a mis intereses particulares que, como bien puede verse, están un poco anticuados. Todos aquellos que busquen música actual no la encontrarán en este sitio.

22 comentarios en “Porcupine Tree. “I Drive the Hearse””

  1. Un grupo curioso y difícil de catalogar, aunque habitualmente se le clasifique dentro del nuevo rock progresivo, como bien explicas. Aunque la canción que has elegido es magnífica, yo los conocía por otro cautivador tema llamado “Lazarus”. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, ese es es tema muy bonito, muy melódico, lo incluyeron en el disco “Deadwing”. Aquí lo dejo y me lo apunto …, ¡gracias por recordarlo, Antonio! Un abrazo.

      Me gusta

  2. Me encanta Steven Wilson y toda su obra, casi más sus trabajos en solitario que los de Porcupine Tree, y Balckfield, que es un proyecto que tiene junto al músico israelí Aviv Geffen, también me parece una gran banda: a la espera estamos de su próximo trabajo producido en colaboración con Alan Parsons… Si es que hablar de Wilson es empezar a hablar de grandes nombres del Prog relacionados con él (por mucho que diga, su mundo es el Prog): hasta Robert Fripp le ha permitido meter mano en sus sacrosantos discos… Por no hablar de las reediciones que está haciendo de todos los clásicos del género… ¡¡Es un verdadero monstruo!!
    Me alegra mucho que lo hayas traído a la Guitarra de las Musas, los dos os lo merecéis jejjeje Sin duda un pedazo de trabajo The Incident, que hay que escuchar entero para hacerle justicia, totalmente de acurdo contigo.
    Saludos!!!

    Le gusta a 2 personas

    1. Tengo entendido que Wilson escuchó desde muy pequeño rock progresivo, por ejemplo Pink Floyd o Mike Oldfield, y ha colaborado con muchos grupos de este estilo, como comentaba en la entrada. Está claro que no puede disimular sus raíces, y eso se nota en su música. Estaremos pendientes de su próximo trabajo, y con Alan Parsons … A mí este disco de Porcupine Tree me encanta; lo volví a escuchar un par de veces los días previos a preparar la entrada y son de esos trabajos que, si te concentras y de dejas llevar, al final no quieres que se acabe ¡Muchas gracias, Alex! Buen fin de semana.

      Le gusta a 1 persona

    1. Wilson es un tío muy creativo, incluso para montarse historias como ésta. Anímate a escuchar “The incident”, no sé si te gustará pero ya verás que experiencia tan intensa. Que tengas un buen fin de semana, evavill.

      Le gusta a 1 persona

  3. Pero qué peliculero este Wilson y compañía, jajaja…Increíble, nunca había oído hablar de este grupo, él me suena muy vagamente pero Wilson es un apellido bastante común. Pues muy bonita la canción, y cuando se anima y toma cuerpo es magnífica. Efectivamente, parece rock progresivo y recuerda a Genesis o Yes. Tampoco había oído nunca el vocablo “hearse” (coche fúnebre). En fin, dan ganas de buscar más cosas de estos señores.

    Le gusta a 1 persona

    1. Como le decía a evavill, anímate con ellos. Yo he puesto un tema que puede gustar a casi todo el mundo, no excesivamente progresivo o experimental, pero escuchar el disco entero es un placer para los sentidos. Fíjate en el tema que ha comentado Antonio, “Lazarus”, aún más melódico que éste. Buen fin de semana, whatgoesaround.

      Le gusta a 1 persona

  4. Enhorabuena, no lo conocía precisamente llevo toda la semana intentando acabar una entrada sobre el nuevo disco de mike oldfield y se me esta haciendo muy progresiva….intentare saber mas sobre otro multiinstrumentista influenciado por oldfield sin duda con canciones que duran 5o minutos… Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Ah qué bien! Tengo que escucharlo, pero ya casi me espero a leer tu entrada. Me ha parecido leer que tiene que ver con Ommadawn … Escucha “The incident”, a ver qué te parece esta banda; por cierto, Alex ha comentado que Wilson también va a sacar un nuevo disco en solitario. Saludos, Vidal.

      Le gusta a 1 persona

      1. Bueno, no es exactamente así: va a sacar nuevo disco con Blackfield, quizá la banda más pop-melódica de las varias que regenta; de hecho, debería estar ya en la calle, pero por lo que sea se habrá retrasado. Un ejemplo de Blackfield:

        Le gusta a 1 persona

  5. Coincido un poco con lo que dice Alex. A veces pienso que somos la misma persona jajajaja. Conozco más el trabajo de Wilson que el de Porcupine. Y la verdad es que me gusta bastante.Habrá que estar pendiente de ese nuevo disco de este hombre que seguro nos sorprende.
    Tuve la oportunidad de ver en vivo al batería de Porcupine en una de las ediciones de La Rioja Drumming Festival y el tío es un máquina. Hasta coincidí con él en un bar de Logroño y me hice unas fotos con él. Estaba con su pareja y parecía un tío de los más normal.

    Le gusta a 2 personas

    1. Os estáis convirtiendo en una pareja de hecho, sólo falta celebrar la ceremonia, jajaja. Es verdad, de ese festival os he oído hablar a ti y a Fran Gonzalo; a ver si vemos esa foto … Saludos.

      Me gusta

  6. Porcupine tree es de los grupos que aparecieron con mi desconexión del rock. No conozco casi nada de ellos pero por lo que he leído en blogs y foros en u grupo idolatrado por los que se incorporaron al rock en los 90.
    Suena muy bien, equilibrado entre eléctrico y acústico.

    Le gusta a 1 persona

    1. Como habrás podido ver por los comentarios de casi todos, Steven Wilson es un crack, incluso algunos piensan que son mejores sus álbumes en solitario que los que ha hecho con Porcupine Tree; en cualquier caso, merece la pena su obra, no suele dejar indiferente a nadie. Saludos.

      Me gusta

  7. Me enganché a esta banda hace muchos años, Raúl. Me arrepentí no haberles ido a ver la última vez que estuvieron en Madrid. Una banda para gafapastas del Rock, y lo digo sin acritud. Me encanta la complejidad y versatilidad de este autor y sus proyectos musicales.

    Buen fin de semana, Raúl, un abrazo, amigo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajaja, está cachondo lo de “gafapastas del Rock”, y se entiende muy bien … No tengo muy claro si siguen juntos o se separaron después de publicar “The Incident”; por cierto, si es así, vaya manera de dar por concluido un grupo, con un disco tan bueno. Así que, lo de verlos en directo me parece que va a ser difícil. Eso sí, tal vez podamos verlo a él con alguna de sus bandas. Un abrazo, Álvaro.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s