Las Cinco Canciones de Caito (IV): “I Think of You” (Rodríguez)

Los que buceamos en el mundo de los blogs nos damos cuenta de lo injusto que es el éxito. A veces me quedo perplejo con la calidad literaria, musical o artística que tienen algunas de las bitácoras que visito; son escaparates donde sus autores tratan de ofrecernos lo mejor que tienen, en muchas ocasiones tan bueno o mejor que lo compramos a precio de éxito. Otras veces ocurre lo contrario; una tontería absurda puede convertirse en trending topic y llevar a la fama a personas desprovistas de talento. En lo relativo al éxito, la historia de Sixto Rodríguez es de las más bonitas y emocionantes que conozco; lo comenta Caito en su texto de hoy y, aún a riesgo de ser reiterativo, voy a hacerlo yo también: si aún no lo habéis hecho, deberíais ver el documental “Searching for Sugarman” (2012), un relato esperanzador, narrado como si fuera una obra de suspense, sobre la dignidad de los que se dedican a la música y las arbitrariedades de nuestra sociedad.

“I Think of You es una balada de 1971 incluida en el álbum ‘Coming for Reality”, y cuyo autor e intérprete, Rodríguez, tiene tras de sí una conmovedora historia digna de un guión de Hollywood, y nunca mejor dicho.

Es uno de esos temas que te cautivan nada más escucharlo por primera vez.

Sus sencillos y bellos acordes instrumentales, la cálida voz de Rodríguez y la pausada ejecución del tema, transmiten una triste y serena emoción como solo son capaces de hacerlo muy pocas canciones. Principalmente esas de amor que tratan de desamor, como es el caso.

Y aunque mi fuerte no es el inglés, algo cojo “al vuelo”, fruto de mis largas escuchas de canciones en dicho idioma, que no de sesudos estudios.

Es por eso, y en contra de mis principios (en evitación de no siempre agradables sorpresas), que me atreví a ver la traducción de su letra, pues lo poco que alcanzaba a entender me gustaba. Y aquí os la dejo, extraída de lyricstranslate.com:

Es solo una canción que compartíamos.
Me trae recuerdos
de cuando estuviste aquí.
De tu sonrisa,
de tu risa fácil,
de tus besos…
En estos momentos después
pienso en ti,
y pienso en ti,
y pienso en ti
De los sueños que juntos soñamos.
Del amor que juramos nunca
se derretiría como copos de nieve bajo el sol.
Mis días terminan como empezaron
con mis pensamientos en ti,
y pienso en ti,
y pienso en ti.
Por las calles que caminamos juntos
veo a otros hacer las cosas que hacíamos.
Ahora los pensamientos me atormentan
de cuán completo solía ser.
En estos tiempos en que estamos separados
escucho esta canción que me rompe el corazón
y pienso en ti,
y pienso en ti,
y pienso en ti,
y pienso en ti…

Calculo que ya habréis tenido tiempo de secar vuestras lágrimas y también de haber comprobado que la letra está a la altura de la música, que es mucha, por lo que sigo con mi libro.

“Searching for Sugarman” es un documental sueco-británico realizado en 2012 que recibió innumerables premios, incluido el Oscar al mejor documental largo.

Está basado en la historia de Sixto Díaz Rodríguez, de nombre artístico Rodríguez, un cantautor surgido de los barrios bajos de Detroit que se ganaba el sustento como obrero de la construcción, y que era el sexto hijo (de ahí su nombre) de una pareja de inmigrantes mexicanos.

Sixto grabó dos discos, “Cold Fact’ (1970) y “Coming for Reality” (1971), que fueron un absoluto fracaso de ventas y críticas. Fue despedido por su discográfica y se olvidó de la música.

Durante los siguientes treinta años sacó a su familia adelante arreglando tejados, haciendo tabiques, o lo que iba saliendo en trabajos de su gremio.

Y mira por dónde, allá por los primeros años 70, su álbum “Cold Fact” llega a Sudáfrica por casualidad, y Rodríguez se convierte allí en un ídolo musical, en icono del movimiento blanco antiapartheid, y en gurú de los grupos musicales ligados al mismo. La influencia que alcanzó por entonces fue igual de enorme que de sorprendente. Se calcula que se vendieron medio millón de discos de los que no percibió nada.

Sus álbumes estaban en todos los hogares junto al “Harvest” de Neil Young o el “Blonde on Blonde” de Dylan, y sus canciones, que hablan de pobreza, de marginación, prostitución, drogas y sexo, fueron algunas censuradas, lo que no hizo sino acrecentar más aún el mito.

Todo esto sucedía sin que Rodríguez tuviera conocimiento de ello, ni tampoco en Sudáfrica supieran que había pasado con él, principalmente debido al bloqueo y aislamiento que sufría el país por su política racista.

Circulaba una leyenda urbana que decía que se había suicidado durante una actuación en el escenario y a ello se atribuyó su ausencia del panorama musical.

Y un buen día, casi treinta años después, llega el final feliz. Iniciada ya la era de internet, una hija de Rodríguez logra contactar con alguien en Sudáfrica y salta la liebre.

Lo que siguió y aún sigue es lo que debió de suceder en su día, el reconocimiento, el éxito, ya con sordina pero éxito al fin y al cabo, y lo de comer perdices, que feliz siempre fue, se le nota en su cara, es buena gente, humilde y honesto.

Cuando le preguntaron si no iba a querellarse por los derechos de autor, simplemente dijo con humor que ya se sabía que él era un hombre de plazos largos.

Os recomiendo vivamente buscar en YouTube otros temas de Rodríguez, os van a encantar, son de una calidad indiscutible. Hoy nadie se explica el fracaso de su obra al momento de editarse, y nunca sabremos qué hubiera pasado de haber tenido continuidad en su carrera.

Yo tengo mi teoría que si os interesa os contaré, pues hoy ya me he pasado, tengo ya un pie fuera del blog, y me he comido el espacio de Raúl, que va a tener que publicar su próxima entrada en un post-it.

Creo que no hace falta después de lo que habéis oído y leído, que os explique los motivos por los que este tema forma parte de mi particular “soundtrack”.

Saludos”.

Anuncios

Autor: Raúl

Me llamo Raúl Rodríguez, me dedico a la docencia universitaria y a la investigación en el ámbito de la Historia de la Ciencia, actividades que forman parte de mi vida desde que acabé la carrera, allá por 1986. Sin embargo, la música está conmigo desde mucho antes, desde mi infancia y primera adolescencia, y ha sido siempre una leal compañera. Decidí abrir un blog de canciones con el propósito de encauzar mis inquietudes musicales a través de un canal que pudiera ser sintonizado por otras personas con intereses similares y que, además, sirviera como foro de opinión para todos aquellos que quisieran compartir su pasión por la música. Decidí llamar a este espacio "La Guitarra de las Musas", en honor de las diosas griegas de las Ciencias y las Artes, especialmente de la Poesía y la Música. Quiero pensar que si hubieran tenido guitarras –y baterías, bajos, teclados y demás instrumentos de nuestro tiempo- hubieran sonado como la música propuesta en este blog. En este espacio, el rock en casi todas sus vertientes será el protagonista pero, también, otros estilos como el blues, el jazz, el pop, el soul y las melodías más pegadas a nuestra cultura: cantautores, canción melódica, boleros, corridos mexicanos, tangos, rumbas e, incluso, copla. Por favor, que nadie se enfade conmigo si no encuentra aquí la música que le gusta; la selección de los temas y los comentarios realizados responden, únicamente, a mis intereses particulares que, como bien puede verse, están un poco anticuados. Todos aquellos que busquen música actual no la encontrarán en este sitio.

63 comentarios en “Las Cinco Canciones de Caito (IV): “I Think of You” (Rodríguez)”

  1. A mí me interesa tu teoría, Caito. La verdad es que menos mal que Raúl es paciente y educado porque si no, entre lo de excedernos en sus entradas y apropiarnos de sus comentarios para terminar hablando de cualquier cosa, no sé lo que nos diría. Claro que, es padre y profesor, mal le iría sin paciencia, je, je.
    La canción es cautivadora, sin duda, con una letra de las que me gustan a mí: simples, claras y emotivas. Creo que transmitir con poco, y más a estas alturas en las que ya se ha hablado de todo, demuestra gran maestría.
    La historia de Rodríguez es muy injusta y, aunque finalmente se le reconociera su arte, te deja con la agria sensación de que los que más merecen son los que menos recogen.
    Abrazos para los dos y buen día. 🙂

    Le gusta a 3 personas

    1. Hola Luna,
      Creo que el mérito de esta canción es principalmente su sencillez, tanto en la música como en la letra. Y si le añadimos la voz de Rodríguez, cálida, serena, y sincera, pues el resultado es el que podemos apreciar, algo que llega y conmueve.
      Es tremendamente difícil conseguir algo así empleando tan pocos recursos.
      Respecto de mi teoría, intentaré no liarme mucho, y especialmente no liaros.
      Creo que en primer lugar está el nombre del artista, Rodríguez, que según mi opinión hizo que de inmediato se asociara al mundo latino, en general muy poco valorado en lo musical en aquella época, y menos en ambientes progres.
      Me podréis decir que Santana también es latino y triunfó, cierto, y ahí entra en escena el segundo motivo, su aspecto. Mientras que Santana había adoptado el aspecto hippie y beatnik de la época y se había integrado en ambos movimientos, Rodríguez no, pues vestía con un simple pantalón y una camisa, algo muy poco estrafalario para los gustos de entonces, y el portaba un sencillo aliño indumentario.
      Y Santana aún a pesar de los años, sigue con la etiqueta puesta, menos visible y más pequeña, pero ahí la lleva.
      Respecto del tercer ingrediente, y este es el que creo que influyó más, Rodríguez procedía y vivía en los barrios bajos de Detroit, ya por entonces lo más parecido a un gheto. No pululaba por ningún campus californiano, ni compartía experiencias en la Gran Manzana, ni frecuentaba los ambientes artísticos o intelectuales por entonces florecientes y tan de moda. Era un obrero de la construcción.
      Por último, sus letras son, salvo excepciones como la de hoy, de una crudeza y un realismo hiriente, hablan de lo que vivía en su barrio, de drogas, de sexo, de prostitución, de traficantes, de fracaso, o de miseria.
      No hablaban de amor, de tiempos que cambiaban, o de chicos emigrados que sufrían la crudeza del invierno de la gran ciudad, ni de experiencias lisérgicas.
      Resumo, que fue demasiado para el indolente, estulto, y pretencioso público de la música de aquellos años, que creía estar cambiando el mundo con los cheques de papá en el bolsillo, mientras los barrios bajos de Detroit, o Nueva York ardían, la población de color o latina seguía marginada, y las drogas hacían estragos.
      Es mi humilde opinión, quizás pueda variar la proporción de los ingredientes, pero creo acertar con los mismos.
      Saludos Luna.

      Le gusta a 4 personas

        1. Tenía otra con extraterrestres, pirámides, líneas trazadas en el suelo y solo visibles desde el aire, pero la deseché por ser demasiado obvia. Saludos Luna

          Le gusta a 2 personas

    2. Yo estoy encantado con semanas como ésta, con tantos comentarios, tanta participación y con tan buen humor. Como decía en la primera entrada de Caito, a veces da la sensación que estamos todos charlando con unas cervezas alrededor, de manera desenfadada, hablando de música y de lo que se tercie. Gracias por tus palabras Luna, soy profesor pero no padre, aunque sí abuelo y por partida triple (ya sé que esto es más difícil de explicar que el milagro de los panes y los peces, o el misterio de la virginidad de María, pero así es …) Algunos, como Rodríguez, tardan treinta años en ver reconocido su trabajo, otros no lo consiguen nunca y, en cambio, hay quien se forra poniendo fotos en Instagram. Un abrazo.

      Le gusta a 2 personas

      1. ¡Será por familias dispares!
        Con lo de Instagram me has recordado algo que he leído hace poco: una instagramer con 2.6 millones de seguidores que no ha conseguido vender 200 camisetas…
        Para mí un zumo en vez de cerveza, por favor. 🙋‍♀️
        Un abrazo

        Le gusta a 2 personas

        1. ¿Eso de la prisión permanente revisable no se creó para instagramers, tuiteros, youtubers e influencers?. No le veo otro sentido.

          Le gusta a 1 persona

  2. Hoy voy a ser la primera en comentar pues con esta canción y con su autor me has llegado al alma.
    Me emocioné muchísimo viendo la película sobre Sixto Rodríguez, ya no tanto por la historia tan curiosa en sí y tan ilustrativa de lo arbitraria que es la fama, como por la personalidad del músico.
    Una persona sencilla que sigue viviendo su vida humilde y haciendo lo que le gusta, componer y tocar canciones, cuando puede.
    Y unas canciones preciosas, como esta que has elegido hoy.

    Le gusta a 2 personas

    1. Hola Evavill,
      Coincido plenamente contigo. Lo que más me impactó fue la personalidad de Rodríguez. Es de esas pocas personas a las que conoces que te hacen recuperar la fe en el ser humano. Que yo la tengo algo perdida, y me quedo corto con lo de “algo”.
      Y bueno, ya habrás podido leer mi teoría sobre el no éxito (me niego a poner la palabra fracaso, no procede) de Rodríguez, que añade algo más a aquello de que el éxito consiste estar en el sitio oportuno y en el momento oportuno.
      Creo que procede, o al menos en este caso, añadir “y del modo oportuno.
      Como decía Luna, abusamos de Raúl, y para que no pierda la costumbre, voy a dejar otro tema de Rodríguez que tiene una realización que me ha gustado especialmente.
      Saludos Evavill, ya os queda menos de aguantarme, gracias por tu visita.

      Le gusta a 1 persona

      1. Hola a todos. Mi nombre es Teo, así de sencillo. Llevo un tiempo empapandome de vuestras gratas e instructivas charlas que tenéis, y me gustaría unirme a vosotros con el permiso de Raúl y del tal Caito que deleita nuestros paladares musicales con sus conocimientos, buen gusto por la música asi como su sarcástico pero a la vez exquisito humor manchego.Me gustaría hablar con vosotros y participar en vuestras charlas si me hacéis ese honor Soy un apasionado de la música y las historias que estas nos transmiten, ya sea con las palabras, sus notas musicales e incluso con la intrahistoria de la que forma parte, y que a su vez llega a nosotros de diferentes formas y que en el caso al que nos referimos tenemos un exquisito ejemplo. Caito tiene un humor tan elegante e inteligente que hasta me imagino cómo es físicamente. Cardito alumbranos con tu luz y sigue instruyendonos. Es un placer conoceros y espero ser bien venido. Me encanta la gente sensible y vuestra compañia me motiva cada vez que os escucho

        Le gusta a 3 personas

        1. Te acabo de leer Teo,
          Gracias por tu visita a mis canciones, y por tus elogios. Y bienvenido a esta comunidad, que me permito hacerlo siendo yo solo un invitado y no el anfitrión, pero es que soy así. Una vez en una fiesta llegué incluso a echar de la misma a la organizadora y propietaria del local, así que lo de hoy no es nada comparado con aquello.
          Intento no perder el humor, cosa que no siempre consigo, porque es lo único en la vida que hay que tomarse en serio. Bueno, el humor, y la música, faltaría plus, que hasta ahí podríamos arriver.
          Me tiene frito el maldito corrector, hoy he estado tentado de proponer que escribamos las reseñas sin corrector, creo que sería divertido.
          Y de manchego tengo poco, la verdad es que casi nunca lo fui, pues mi pueblo aunque esté en Ciudad Real, no es zona de Mancha, y son muchos los años que falto de la zona.
          Pero reivindico el humor manchego como parte de mi patrimonio. La sorna de Sancho Panza, y mucho más modernamente, a los chicos de Muchachada Nui.
          Un placer Teo. Te espero mañana, con otra música, ya verás.

          Le gusta a 1 persona

        2. ¡Bienvenido a La Guitarra de las Musas y muchas gracias por tus palabras! Me hace mucha ilusión que se nos incorpore un nuevo amigo, y creo que también puedo hablar en nombre de toda nuestra comunidad que, habrás podido comprobar, es la mejor de la blogosfera. Estás en tu casa. Saludos.

          Le gusta a 1 persona

    2. A mí me pasó igual, estaba emocionado viendo el documental y creo que algún momento eché alguna lagrimilla. Por eso lo recomiendo con toda la vehemencia que puedo, sobre todo si te gusta la música y aún conservas la fe en la Humanidad. Saludos, Evavill.

      Le gusta a 2 personas

  3. Bueno, te he dejado un bonito comentario y fui la primera. Que no me quite Paloma el liderazgo.😇 Sin embargo, no esta. … quizá no marqué el botón correspondente.
    Así que soy muy testaruda ,lo repito de nuevo palabra por palabra;
    No, no tienes que explicarnos el “por qué “, eres romántico por más que intentas esconderlo.La música nos desnuda emocionalmente y nos impacta más que cualquier otro arte.
    Gracias por Rodríguez, aunque lo conocí ya y me enamoré de el a primera vista. Poco a poco me enamoro de ti…ya veremos con la quinta canción. (de Raúl estoy enamorada desde hace tiempo😍😍😍) Al respecto de éxito y calidad…muchas veces nada que ver, no se relacionan ,de acuerdo .Exito y fama depende de muchas cosas y en primer lugar de insistencia y pasión. Rodríguez es claro ejemplo. Dos besos …para cada uno.

    Le gusta a 2 personas

    1. Aquí pasa algo, que ya sois tres las primeras…
      A lo mejor es que a Raúl se le ha olvidado darle hoy cuerda al blog, y los comentarios se agolpan para salir, como refranes en la boca de Sancho Panza.
      Y sí, soy un romántico, no lo niego. Pero no siempre. Creo que nadie es algo todo el tiempo. Predomina una faceta, pero hay otras muchas dispuestas a ocupar el lugar de la primera en cuanto esta se descuida. Somos seres complejos…y complicados, lo que viene a ser casi lo mismo, pero solo casi.
      Y lo comentaba en mi respuesta a Evavill, que el éxito depende de muchas cosas, yo añadí alguna, y tú acabas de hacerlo con otra. Y tienes mucha razón, pues el éxito solamente aparece antes que el trabajo, o la pasión, o la insistencia, solamente en el diccionario. Un saludo Tatiana.
      P.D. ¿Solo tienes una botella guardada?. ¿Es que los demás no vais a beber?.

      Le gusta a 1 persona

      1. La suerte ( exito) acompaña normalmente a los que saben aprovechar la oportunidad que nos da a menudo la vida. No sé como tu ..perdí muchas oportunidades por no darme cuenta o por ser indecisa o estúpida , o torpe

        Le gusta a 2 personas

        1. No es nada distinto a lo que nos sucede al resto de mortales. En eso creo que influye mucho la ambición, que te hace estar acechando y no dejar pasar una. Y esa ambición tiene muchas posibilidades de volverse malsana con extremada facilidad. Así pues, mejor nos quedamos como estamos.
          También el azar propio de la naturaleza, puro y duro, que hace que la vida pueda seguir siendo diversa, pues de no ser por él, los listos siempre tendrían hijos listos, los guapos hijos guapos, y también viceversa como en mi caso, que he tenido dos hijas muy listas y muy guapas, con la inestimable colaboración de mi mujer, que no sé si yo solo hubiera podido…me da que no.
          Saludos

          Le gusta a 2 personas

    2. Me parece que habéis contestado las tres a la vez, jejeje, debe ser por lo que comenta Caito de que se me ha olvidado darle cuerda al blog. En cualquier caso, muchísimas gracias por escribir de nuevo el comentario, me ha pasado alguna vez y da mucha rabia. Y mil gracias más por esa declaración, que puedes considerar recíproca 😉
      Besos.

      Le gusta a 2 personas

  4. Aún no siendo, musicalmente, de lo que entra en mi órbita de escuchas (seguramente te horrorizarías si vieras los discos que tengo últimamente en mi reproductor debido al reciente visionado de Lords of Chaos), sí que vi el documental hace un tiempo y me emocionó su historia; tanto fue así que intenté engancharme a su música sin demasiado éxito al final…
    En cualquier caso, su historia me parece de esas que merecen, no ya un documental, sino una buena y larga película: al fin y al cabo, la banda sonora la tienen hecha y el guión casi que también 😅
    Salute You 🤘

    Le gusta a 2 personas

    1. Hola Alex,
      Confieso que tampoco me he enganchado a la música de Rodríguez, sí al personaje. Creo que determinados tipos de música van mucho con el momento que vives. Otros son atemporales, como la llamada música culta. Y otros, mediopensionistas.
      En el caso que nos ocupa, cuando eres adolescente lo de ser una roca que cantaban Simon & Garfunkel, o eso de que no nos moverán de Joan Báez, pues iba con esa etapa de nuestra vida. Hoy si me dicen que no me moverán, o que soy una roca, lo único que consegurían sería arrancarme una sonrisa burlona.
      Y no creas que me iba a horrorizar con lo que escuchas, a lo mejor te horrorizabas tú más con lo mío, que Bambino ya te puso los pelos como escarpias.
      Y es bueno tener ese yo inconfesable que hasta a nosotros mismos nos horroriza. Los demonios es mejor tenerlos a todos juntos, se controlan mejor. Que es mejor tener un enemigo grande que muchos pequeños.
      Saludos Alex, mañana os dejo en paz, ánimo, que os queda menos.

      Le gusta a 1 persona

    2. La verdad es que el documental está muy bien hecho, no sé si se conseguiría un efecto mejor con una peli, sobre todo porque en el cine siempre hay una parte de ficción; menos en la serie “Chernobyl”, meto ese comentario, en plan morcilla, porque la he visto hace poco y aún estoy alucinado con ella, hay un vídeo circulando por ahí donde te comparan las imágenes reales que existen con las que aparecen en la serie, y te puedo decir que la sensación de verosimilitud es de las que asustan. Abrazos, Alex.

      Le gusta a 1 persona

      1. Se está hablando bastante de esta serie, ¿no? En jenesaispop. com hablaban de ella, y en otras webs. Que es el éxito inesperado de ¿HBO? No estoy seguro, o Netflix. Y dicen que la 4ª de Black Mirror es bastante fiasco. Por pereza y falta de tiempo y de método aún no he visto Black Mirror, creo que tengo 2 temporadas enteras. ¿Puedes creerlo? He visto unos cuantos capítulos sueltos. Magnífica, eso sí. Soy una persona nada metódica…

        Le gusta a 2 personas

        1. A mí me ha parecido la mejor serie que he visto últimamente, y son sólo cinco capítulos, por si os queréis animar. Y ya que estamos, te comento otra miniserie, ésta de cuatro episodios: “Así nos ven”, también excelente aunque durísima, muy angustiosa; al igual que “Chernobyl”, basada en un hecho real. En cuanto a “Black Mirror”, aún no he visto esta mini-terporada, pero las críticas no son buenas …

          Le gusta a 1 persona

  5. Pues yo también voy a ser la primera en comentar, a las 17:30 pasadas. Hala, pa chula yo. No sé por dónde empezar.
    Empezaré por las dos cosas más importantes: uno, esta entrada es un verdadero lujo, por haber escogido a este gran artista, compositor, cantante y persona. Y dos, en consecuencia, que me quito la peluca de Marilyn (no, el sombrero) ante ti, Caito, por haberle escogido. Mi más profunda reverencia por ese motivo.
    Poca cosa puedo añadir a todo lo que has dicho. Con tu teoría estoy muy de acuerdo: la ciudad de la que procedía, Detroit, los ambientes (nada de California o Nueva York, bien observado)… y también su imagen y no menos importante su talante, totalmente humilde y honesto, no buscando de forma descarada o alocada el impacto mediático. La imagen (bien observado lo de Santana)… veréis, yo tuve un jefe en cierto trabajo, un tío que era bastante gilipollas, muy falso y manipulador. Pero como gerente que era sabía hacer su trabajo y de tonto no tenía un pelo. Vale, pues este personaje soltaba muchas veces una frase que encierra una gran verdad. Hay que reconocerlo, y es bastante triste que sea así. La frase era: “No solo hay que ser guapo, sino que además hay que parecerlo”. O sea que sí, desgraciadamente la imagen es importante en este mundo. Una lástima, pues hay gente o músicos con poquísimo o nulo talento, auténticos bluffs o hypes y que lo petan. Lo cual enlaza con la importancia de parecer guapo (uno de los handicaps que impidieron el éxito de Sixto) y por supuesto con lo injusto del éxito, como se razona al principio. Menos mal que sí, tarde pero se le acabó reconociendo su valía y talento.
    Su historia… pues la conozco porque he visto el documental. Todo empezó porque un buen día, un bloguero que por desgracia creo que ya no escribe, icástico, me habló de la película. La descargué, la vi, me emocionó, lloré. Sí, lloré y se me corrió el rimel. Que no, hostia, que no uso rimel ni me pinto (es que os lo creéis todo). En serio, me emocionó. Gran historia, gran película… realmente, rizando el rizo, una historia de película pero absolutamente verídica. Claro, me descargué sus dos LP. Debo decir que prefiero algunos temas del Cold Fact. I Wonder y sobre todo Crucify Your Mind, en eso coincido con evavill. Pero el tema que nos traes ciertamente es muy bonito. Como bonito es en el documental cuando esos aficionados frikis en Sudáfrica empiezan a investigar y a tirar del hilo. Es tal como lo cuentas, todo. Su éxito allí, símbolo de lucha política, libertades y anti-apartheid. Tan famoso en el país de Mandela como los Beatles. Por supuesto, todo el tema de dedicarse a obrero de la construcción y a reparar tejados no ayudó en nada a su lanzamiento como estrella (las discográficas pronto le hicieron la cama, aquello en esos momentos no parecía acorde a las modas y gustos; injusto, porque un Dylan o un Cohen bien que lo petaron).
    Pues esto es todo en esencia, ahora repaso por si falta algo. Me hablaron del documental, lo vi y conseguí sus discos. Así que estoy al corriente de toda su hermosa historia. Y es más, mayo del 2017, le dediqué una entrada a este señor en mi blog musical, seguramente algunos de vosotros lo recordaréis. Te invito a que la leas, Caito…

    (Sixto) Rodriguez: Live performances 2009 / 2012 / 2013

    Y lo dicho, una enorme reverencia. Con esto ya se confirma, por si alguien aún albergaba dudas, tus enormes tablas en cuanto a saber musical y encima tu excelente criterio y buen gusto. Un placer.
    Addendum: ahora, después de tantas emociones, voy a retocarme el maquillaje…

    Le gusta a 2 personas

    1. Hola what:
      No sé si te has dado cuenta, lo más seguro es que no, y por eso te lo hago saber: es extremadamente difícil arrancarte unas palabras en tus respuestas, que eres algo parco en ellas, vaya. A mi me pasa igual.
      Me alegro de que te haya gustado Sixto (yo también prefiero llamarle así, pero opté por la ortodoxia para la entrada). Y también me alegro en que coincidamos en el porqué de su no éxito comercial.
      He visto la ‘pequeña” entrada que hiciste en tu blog y me ha gustado mucho. La verdad es que si se pones a contar algo, o pones lo que quieres, o mejor lo dejas, salvo imposición material insalvable. Haces bien, por más que a alguien le pueda parecer excesivo. Que se lea los anuncios por palabras si no desea culturizarse, ¡que le leches!.
      Lo único que a mi modesto entender faltó fue el árbol genealógico de Sixto antes de la toma de Constantinopla por Mehmet II, que a partir de ahí, el mismo es de sobra conocido y no hay porqué extenderse corriendo el riesgo de abundar en exceso.
      Gracias por las reverencias, que supongo para tu bien que no serán como las que relataba Quevedo. Y más que conocimientos musicales, que no los tengo, si que uno va desarrollando con los años algo de paladar, como me pasa con los vinos.
      Acabo permitiéndome darte una indicación, que a consejos no me atrevo. Has nombrado eso de ser la primera, lo del rimmel, el maquillaje, la peluca. ¿No crees que te puede estar traicionando el subconsciente?. No te enfades por eso, es que me tengo que poner ahora con el lápiz de ojos y si lo haces me entran los nervios y acabo hasta con la base del maquillaje equivocada.
      Saludos what.

      Le gusta a 1 persona

      1. Hola. Pues me sorprende la manera en que empiezas tu comentario y te pediría que fueras más específico: ¿parco en mis palabras? ¿cuesta arrancármelas en mis respuestas? Ni te entiendo ni lo pillo ni te sigo, lo siento. ¿Puedes explicarte? ¿Mis comentarios son excesivamente breves, acaso? ¿Mis repuestas cortas, o no tan largas como las tuyas? Sigo sin entender, y espero que esto no levante ampollas. ¿Acaso quieres decir que soy parco en elogios y casi nunca los suelto (y no te atreves a decirlo directamente; es solo una hipótesis? Si fuera eso, discrepo, cuando algo o alguien merece elogios los suelto, sin duda, infinidad de veces, de hecho.
        También me pierdo con esta observación (lo siento, ya estamos como el primer día): “La verdad es que si te pones a contar algo, o pones lo que quieres, o mejor lo dejas, salvo imposición material insalvable. Haces bien, por más que a alguien le pueda parecer excesivo”. No lo pillo… ¿se refiere a mi entrada en mi blog? ¿Por el hecho de que sea algo larga y me he enrollado en ella? ¿Podrías ser más específico? A ver, no es manía mía: quiero que entiendas que quizá para ti todas tus observaciones pueden resultar claras y obvias, pero a los demás se les pueden escapar cosas y no atar cabos porque no disponen de todas las conexiones que solo tú puedes haber establecido en tu cabeza (y no contado, claro). Conexiones o conclusiones, lo que sea. De la misma manera que con el sentido del humor, puede pasar que para ti tus bromas tengan gracia o que incluso gastes algunos “chistes privados” que los demás desconocen, y por tanto se nos escapen cosas. ¿Me estoy explicando claro? Claro que lo tuyo es sentido del humor y punto, no hay que darle a todo una explicación racional y matemática, precisa. Toda esta enorme parrafada es para que entiendas que los demás, desde fuera, y por no conocerte o conocer la forma en que funciona tu cabeza se encuentren con que hay cosas que se escapan un poco. O eso, o al que le cuesta entender es a mí, el problema es mío. Al bromear o comentar sucede que me faltan elementos para entender tus argumentos cabalmente, simplemente es eso. La extrañeza más gorda es sobre la primera observación que haces.
        Gracias por esos elogios sobre mi entrada, por supuesto. Queda claro que me enganchó el personaje, la historia, la música.
        En cuanto a mis bromas, ya se me pasó por la cabeza que alguien podía pensar o soltar la observación que has hecho. En serio, no te miento. No, no me traiciona el subconsciente, simplemente estoy usando el sentido del humor y haciendo un salto de género, por decirlo así. Puedo tener la total libertad u honestidad de sacar la parte de mujer que hay en mí o de sentirme mujer si quieres decirlo así, y lo que puedan pensar los demás… pues no es problema mío. De las etiquetas (ajenas) paso. Era humor, insisto. Hey, ni me siento atacado ni me he puesto a la defensiva ni estoy picado. Estas tres posibilidades las mento por si también han asaltado fácilmente tu pensamiento. Hace bastante tiempo, ya que sacas el tema te ilustraré, escribí en un blog una entrada donde en plan cachondeo adoptaba el rol de una mujer bastante “liberada”, libertina y explícita, para tu información. Cierta bloguera se rió y me aplaudió y me dijo que lo mejor era que había sacado a la parte femenina que llevo (que todos llevamos) dentro. Solo es cuestión de tener la mente abierta. Y de humor, insisto de nuevo.
        Ay, Caito, a ver si voy a tener que cantarte el “Cuando tú vas, yo vengo de allí”.
        Contesta, por favor. Clarito, explícito y bien explicado, o me pongo en plan paparra y no te dejo hasta que hables claro. Y sin miedo. Si doy la impresión de que muerdo… no muerdo.
        Soy tremendo… espero que empieces a vislumbrar esto. No me conoces, o me conoces hace dos días. Es así. No te estoy vacilando.

        Le gusta a 2 personas

        1. Además, Caito… esto lo he pensado mientras escribía mis bromas y también en la larga respuesta que te he dedicado. ¿Que me traiciona el subconsciente? Peluca, rimel, pintarse, maquillaje… no tiene por qué referirse exclusivamente al hecho de ser una mujer. ¿Acaso no incontables artistas musicales y cantantes no se pintan y maquillan, o se ponen sombra de ojos (el cantante de The Cure, Marilyn Manson y un sinfín de ellos)?
          Vale, es verdad, me he referido a mí mismo como “la primera y la más chula”. Cierto. Solo estoy bromeando con la mente abierta, como puedo bromear igual mañana o la semana que viene. No tiene por qué tener tres pies el gato…
          Controla ese pulso y ahora no te hagas un estropicio en tu lindo rostro, guapa. Ja ja.

          Le gusta a 2 personas

        2. Estoy por rendirme sin más y esperar clemencia, pero para ello mucho me temo que algún mérito tendré que hacer, que caso contrario sufriré suplicio. A ello voy.
          A ver, principalmente es ironía. Queda claro que tú y yo no somos precisamente lacónicos (aunque a mí me guste el lacón).
          Y si ves lo que te escribo a continuación sobre la traición de tu subconsciente, verás que no iba en serio. ¿O somos dos los traicionados?.
          Y sí, el sentido del humor de cada persona es distinto. En mi caso me ha supuesto más de un encontronazo e incontables enemigos.
          Peor para ellos, me va la marcha. Y siempre suelo disculparme cuando me vuelvo hiriente. ¿Siempre?. He de pensarlo y luego concreto.
          Un saludo what.

          Le gusta a 1 persona

        3. Ja ja ja. Vale, es ironía. Pues me pillas con el pie cambiado, porque eso no se me había pasado por la cabeza. O sea, estás queriendo decir justamente lo contrario de lo que dices. Bueno, ya me extrañaba, porque los dos solemos ser bastante extensos en nuestros comentarios. Esta coña ya me la han hecho otras personas, pero de forma más evidente. De todas formas me extrañó mucho y me estaba comiendo el coco (que era posible que en algunas respuestas hubiera sido breve y seco, no lo niego, y bla bla, otras posibilidades). De todas maneras, habrá podido dar la impresión de que me lo he tomado todo muy a pecho, y no es así. En cierta manera “soy así”, por decirlo de alguna forma (que no me gusta)… suelo desmenuzar y analizar bastante, lo confieso.
          Hombre, reconoce que tienes una forma de expresarte y de bromear, o de humor, algo peculiar. Y difícil de pillar. Mi reflexión era solo eso, que a otras personas se les podían escapar cosas, por no conocerte, por no poder meterse en tu cabeza… Tú mismo reconoces lo de los encontronazos, que si uno lo piensa no suena raro. Ejem…
          Lo de las bromitas… pues piensa que todas esas coñas en clave femenina me las podía haber ahorrado perfectamente. Solo fueron una propina. Abrí la lata y ya seguí con la broma. Pero tu observación está un poco ya sobada, lo siento. De todas maneras, como broma o como pregunta me estás lanzando una indirecta, eso está claro. Pero no me sienta mal. No, porque no es el caso de que yo sea A, B o C y no sea consciente de ello. De hecho miro muchísimo hacia mi interior. Ah, el punto de partida es que me hizo gracia esas tres blogueras reclamando o creyéndose ser las primeras. No me negaréis que es curioso y gracioso. Hasta insólito si me apuráis.
          Vale, corto, o cambio y corto. Bona nit.

          Le gusta a 2 personas

    2. Me acuerdo de tu entrada, What, me pareció buenísima. He estado repasando el comentario que dejé, en el que me hacía eco de lo que comentaba lrotula sobre el poco apoyo que sigue teniendo este autor en España, sobre el papel hegemónico desempeñado por las radiofórmulas y lo escondido que está el mundo de los blogs de música. Tu comentario me ha hecho pensar en la saxofonista del lunes, Candy Dulfer, ¿le habrían dado las mismas oportunidades si no hubiera sido tan atractiva o, sencillamente, se habrían olvidado de ella? Saludos, What.

      Le gusta a 1 persona

      1. Pues es una buena observación lo que comentas de Candy Dulfer. Sí, sin duda el aspecto físico, la apariencia, el sex appeal, el atractivo físico y sexual/erótico que puedan ejercer sobre el público todo tipo de artistas cuenta, y no poco. Aparte de que seguimos en un mundo mayoritariamente machista y sexista, para qué vamos a engañarnos, donde las mujeres son las más perjudicadas en estos aspectos. Claro que cuenta el físico, la imagen y el atractivo. Y lo explotan cara al público tanto ellas como ellos, esto no es solo cosa de mujeres. Recuerda mis observaciones de ayer sobre Sade o Donna Summer (¡¡Caito… !! ¿Estás ahí? jajaja). Nos entran las cosas por la vista también. Lo malo es que en el negocio musical entonces salga perjudicada la calidad musical, el talento y esas cosas, en esa balanza con el físico o la imagen. Claro, esto también sucede, con artistas que son mucho de imagen y poco de buena música. Tema de debate.
        Ahora bien, que si me gustan físicamente Natalie Imbruglia o Kylie Minogue, por citar a dos, eso va a ser independiente en cierta forma de qué música hagan, si vale tres pimientos o es genial, jajaja. A veces ambos aspectos suman. A veces lo físico casi tapa lo musical. Y a veces todo lo contrario, lo físico apenas cuenta.
        El ejemplo contrario a todas estas féminas que venden tanto su cuerpo a nivel visual: Alicia Keys es preciosa y una mujer extraordinariamente guapa, para mí, y sin embargo no lo explota en el sentido estricto. Y es una artistaza y cantante extraordinaria. O no sé, Sting siempre ha sido digamos que guapetón, o mono (o muy guapo, me da igual). Ja ja ja.

        Le gusta a 1 persona

        1. A la industria musical, sobre todo cuando quiere vender sus productos a la gente joven, le interesa mucho que los artistas sean jóvenes y guapos. Y cuando tienen a alguien que es muy bueno pero no es excesivamente guapo, entonces se recurre al photoshop, al maquillaje y a la ropa sexy. Lo alucinante es que hay, y siempre ha habido, artistas guapos y, a la vez, muy buenos, con esos no se puede competir …

          Le gusta a 1 persona

        2. Sí, estoy por aquí, pero es que se me ha encasquillado el arma y trato de arreglarla, que entablar feroz combate con el tirachinas averiado es casi suicida.

          Le gusta a 1 persona

        3. Creo que fue en un encuentro con la percusionista Sheila E. cuando esta última la animó a que se arreglara y no se escondiera de su condición de mujer atractiva. No tengo claro si fue con ella o con otra, pero durante mucho tiempo Candy no se mostraba sexy.

          Le gusta a 1 persona

        4. ¡Joder! ¿Sheila E., la percusionista de Prince? Madre mía… dejo el rol femenino aparcado. Otra de esas mujeres que… se me entiende, supongo. Como la bailarina que acompañaba a Prince, Cat se llamaba. Madre del amor hermoso. Pues buen dato. Somos seres de carne y hueso. Ahora no quiero aquí liarla pero algunas mentalidades tan puristas o correctas políticamente no las entiendo. y Abogo por la plena equiparación de derechos hombre-mujer. Espero también se me entienda.

          Le gusta a 2 personas

        1. El otro día no lo dije porque parece algo muy obvio (¡y ninguno de nosotros en realidad lo dijo!), pero Saxuality es un título muy logrado. Ingenioso y explícito. Buena observación la tuya.

          Le gusta a 2 personas

  6. Ayer me sacudisteis duro, lo acabo de ver, así me pitaban los oídos. Pues como dicen estos ‘cartagenericos grasiosos’: “quien me critique lleva cuernos y rabo y no es el demonio”. Es broma y bajo el cariño, que las letras y los wassaps los carga el diablo al no escucharse matices.
    En cuanto a Sixto conocía esa historia tan curiosa, no sé ni cuándo ni por qué, es fácil que haya sido contigo Caito, en alguna vieja disertación acompañada de algún brebaje o caldo de los dioses. Y ocurre que puede haber confusión con otro cantautor cubano de mismo apellido y de nombre Silvio, lo digo porque me pasó a mí, al igual que esse hijo de la revolución también tapaba a otro Silvio sevillano al que acompañaban los Sacramento.
    No tengo excusa, pero por unas cosas o por otras y por su extraño éxito lo he escuchado poco, pero lo poco escuchado me agrada. Creo recordar que vi ese documental y lo voy a volver a hacer, quizás esta noche espoleado por vuestro entusiasmo, si no me gusta el que sacudirá seré yo 😉
    Besos y abrazos

    Le gusta a 2 personas

    1. No te preocupes amigo, les he cogido la matrícula a todos, y antes de que cambie el milenio te verás vengado. La mía no cuenta, que sabes que quien bien te quiere te hará sufrir.
      Y creo que fue en mi casa que te pregunté si conocías a Sixto Rodríguez y tú insistías en que si. Como algo nos vamos conociendo, yo sabía que no, que lo confundías con Silvio Rodríguez, y al final ya caíste en ello.
      No sé si te volviste a acordar más del asunto, o te pasó como a mí, que cuando premiaron el documental estuve escuchando el tema que da título al mismo, “Sugarman”, y no acabó de entrarme. Pensé parecido a Asterix: están locos estos sudafricanos”. Y lo dejé correr. Tiempo después volví a saber de Rodríguez y ya me interesé más. Lo descubrí, y hasta hoy.
      El documental lo que tiene es unos subtítulos en castellano horrorosos, al menos el que yo he visto, y como tú y yo tenemos el mismo nivel de inglés, te lo hago saber. No sé ni cómo llegamos al nivel avanzado “My tailor is rich level one”. Sería copiando en el examen oral.
      Mañana te pregunto por el documental, anímate a verlo.
      Y otras sorpresas que deparará el día.
      Besos al guarro y patás al niño, que eso me lo enseñaste tú.

      Le gusta a 1 persona

  7. Voy a repetir lo que le dije en su día a What, todo lo que hagamos por difundir a este artista es poco. Se lo merece.
    Que tenga una buena jubilación, que en EEUU ya solo la sanidad es cara, no carisima.
    Un año después del famoso documental que había copado redes sociales, noticiarios … yo me dedicaba a incordiar en un blog musical hecho por jóvenes que casi podían ser hijos míos.
    Un día pregunté si alguien seguía escuchando a Sixto. Ninguna respuesta. Un año después! !!
    Si alguien preguntaba por Radiohead o Árcade Fire le llovía las respuestas.

    Le gusta a 2 personas

    1. Esto es así de duro, nuevas generaciones vienen detrás y tiene algo de lógica. Aunque habrá gente joven, honrosas excepciones, que tenga interés en investigar y mirar hacia atrás en la música. Poco a poco nos vamos convirtiendo en dinosaurios. Como disculpa, no sé hasta qué punto sirve, yo a Sixto no le conocía y me parece un artista muy poco mediático. Y mira que conozco a mucha gente, aunque sea meramente de nombre. Hasta cierto punto la historia que relata ese documental es una historia escondida, por descubrir…

      Le gusta a 2 personas

        1. Son los tiempos de la inmediatez, de lo instantáneo, de la novedad. Y es que los medios de que hoy gozamos para generar cualquier cosa, y principalmente para difundirla, hace que se inunde de oferta el mundo y además, esta llega a nuestra propia casa al momento. ¿Cuantas películas, series, discos o musicales se creaban hace unos años?. Y de todas ellas, ¿cuantas nos llegaban y dónde?. Lo nuevo demanda su lugar y hay que quitar del escaparate lo viejo, no damos para tanto, no nos da tiempo a cribar, ni tampoco está hoy el personal entrenado para ello. No recuerdo quien lo dijo, pero eso de que somos un software del siglo XXI en un hardware de hace cien mil años, me parece muy acertado y explica mucho de lo que sucede hoy.
          Saludos lrotula.

          Le gusta a 1 persona

    2. Hace ya un tiempo, no sé si por aquí o en otro lugar, surgió el recurrente tema de lo antiguo, lo nuevo, y lo bueno y lo malo. Ya sabes. Y yo creo que dije que los tiempos pasarán para el rock, para el blues, para el jazz, y para todo tipo de géneros musicales. Quedarán ahí congelados (afortunadamente para poder volver a ellos), como le pasó a la música de cámara, a la religiosa, al charlestón, a las Big Band, al tango, y así a todas. Es inevitable, ¿iremos peor?. Para mi si, principalmente porque mi tiempo pasará. Ya en el siglo XV creo recordar, Jorge Manrique decía aquello de que “así como a nuestro parecer cualquier tiempo pasado fue mejor”. Pero…alguna vez será verdad, que no hay regla sin excepción.
      Saludos lrotula

      Le gusta a 2 personas

  8. Yo tuve la oportunidad de ver el documental el verano de 2013,estando postrado en una cama de hospital, después de haber sufrido un accidente laboral que casi me desfigura la cara…, me gusto bastante, sobre todo la idea de que todo empezo por unas cintas grabadas que alguien llevo y que consiguió que Sixto (Camilo,.. Me ha venido a la cabeza como me vino ese día una chapa de aluminio descomunal a mi generosa testa ) fuese más conocido que los Beatles en Surafrica, mientras el vivia en un mundo paralelo… Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Es un documental muy humano y también muy ameno, sobre todo por ese tono de suspense que le dan a la historia. Lo de tu accidente tuvo que ser tremendo … Saludos, Vidal.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s