Vídeo

Las Cinco Canciones de Itziar (II): “Rapper’s Delight” (The Sugarhill Gang)

En los ochenta Itziar vivía con su hermana Mariola (os hablé de ella en esta entrada dedicada a la canción “Mi agüita amarilla”), en el piso que había servido de domicilio familiar; sus padres se habían trasladado a la casa del pueblo y, tanto Itziar como Mariola, habían transformado su domicilio en lugar de encuentro para la familia y los amigos, que íbamos a estudiar allí, veíamos películas, charlábamos, comíamos y escuchábamos música. En aquella casa del madrileño Paseo de Extremadura siempre estaba sonando la música y casi siempre era funky, jazz o smooth jazz: Al Jarreau, David Sanborn, Pat Metheny, George Benson y, por supuesto, grupos como The Sugarhill Gang y su “Rapper’s Delight”, un tema rap con aroma funky que seguro os sonará. Con ellas aprendí a valorar otros estilos musicales, a comprender el jazz y a incorporarlo a mis gustos musicales, ¡muchas gracias, chicas!

“Al igual que comentaba en la entrada anterior, la segunda canción también tiene que ver con la fusión de estilos, en este caso está relacionada con la primera vez que escuché un rap mezclado con funky. El hip hop comenzó en los Estados Unidos a finales de los setenta, aunque cuando adquirió un mayor desarrollo y se hizo más popular en todo el Mundo fue en la década de los ochenta. El tema “Rapper’s Delight”, del trío The Sugarhill Gang, lo conocí gracias al programa “Selección 15” de Antonio Fernández Arias, que a veces escuchaba por las mañanas, en Radio 80. Lamentablemente Antonio Fernández nos abandonó en 2013, aquí os dejo un artículo publicado en El País rindiéndole homenaje por su gran trayectoria radiofónica y musical.

A comienzos de este siglo, Manuel Ruiz Queco compuso un tema titulado “Aserejé”, popularizado por el grupo femenino Las Ketchup, en el que utilizó algunas partes de “Rapper’s Delight” para construir su canción en forma de ingeniosa parodia, traducida fonéticamente al español como lo haría alguien que no sabe inglés, tal y como podría entenderlo un gitano que va a la discoteca por la noche, le ponen “Rapper’s Delight” y se pone a cantar a grito pelado lo que buenamente entiende: “Aserejé, ja deje tejebe tude jebere / Sebiunouba majabi an de bugui an de buididipí”. Este rap nos unió para siempre al gitano y a mí, cada vez que canto extasiada y a gritos este número: ‘y la bailaaa, y la cantaaaaa…’”

Anuncios
Vídeo

Las Cinco Canciones de Itziar (I): “Abre la Puerta” (Triana)

¡Regresa “Las Cinco Canciones de tu Vida”! Tenemos una nueva colaboración, la número diecinueve. Os recuerdo que esta sección sigue abierta para todos aquellos que decidáis compartir vuestros recuerdos con nosotros; elegid cinco canciones, no necesariamente vuestras cinco canciones preferidas sino aquellas que, por una u otra razón, han sido importantes en vuestras vidas. Si queréis participar no tenéis más que enviar vuestros cinco temas, con sus recuerdos respectivos, al correo raulrn@wanadoo.es o contactar a través de twitter (@guitarmuses).

A mis amigos, sobre todo a los más “musiqueros”, les he perseguido sin descanso pidiéndoles las cinco canciones de su vida; algunos ya han participado en esta sección pero otros se me siguen resistiendo, más que nada porque no están familiarizados con el mundo de los blogs, algunos tampoco están acostumbrados a escribir y, a menudo, sienten un cierto pudor por lo psicoanalítico de la situación. La colaboración de esta semana me hace especialmente feliz porque Itziar es una amiga con mayúsculas, con quien he compartido barrio, instituto, facultad, inquietudes profesionales y vivencias personales, incluso cuando se marchó a vivir a Holanda en busca de amor y oportunidades con las que satisfacer su vida. A pesar de los kilómetros la sigo sintiendo cerca, como a toda su familia (la española y la holandesa) ¡Mil gracias, amiga, por querer participar! Y comienza con un temazo, desde mi punto de vista una de las mejores canciones de Triana y, probablemente, el tema más progresivo de todo su repertorio; “Abre la Puerta” fue publicado en el primer álbum de los sevillanos (“El Patio”, 1975), del que ya hemos hablado en este blog a propósito de la canción “Luminosa Mañana”. Triana es una banda que me entusiasma; ya os puedo adelantar que, en breve, tendremos un nuevo post con otra de las canciones míticas de este grupo.

“Escoger cinco canciones es algo muy complicado, llevo varios meses pensando en ello, cada mañana cuando voy al trabajo en bicicleta. Sin embargo, cuando Raúl me hizo el encargo, pensé que sería un asunto bien fácil; en aquel momento ya pensé en cinco temas pero, a la semana siguiente, eran otros los que asomaban. Pasaban los días y, dependiendo del estado anímico, de las circunstancias o de lo que estuviera haciendo en cada momento, las canciones iban cambiando; ya vi que no era algo baladí y decidí, como con los vinos, dejar reposar la decisión durante un tiempo para observar qué temas se iban repitiendo en mi cabeza. Entonces me sucedió algo bastante curioso, surgió una especie de competición entre las canciones; me dio la sensación que no tenía opción de opinar y elegir. Las melodías habían tomado vida propia y pugnaban entre ellas por aflorar en mi memoria. Al igual que sucede con los libros que vas leyendo a lo largo de tu vida, me di cuenta que algunas canciones me habían cambiado como persona y habían actuado como catalizadores en mi formación musical, desde que empecé a escuchar música, gracias a la radio, durante la adolescencia, hasta nuestros días. Como vais a poder comprobar a lo largo de esta semana, desde siempre he mostrado una especial predilección por la fusión de estilos, creo que éste es el verdadero nexo de unión que tienen los cinco temas finalmente seleccionados.

El primero es “Abre la Puerta”, de Triana. Con ellos descubrí la fusión entre el flamenco y el rock; comprendí que no sólo era posible, sino que también se podían utilizar textos poéticos en las letras de las canciones, como hacía Jesús de la Rosa, el líder de esta formación. Esta experiencia iniciática en el mundo de la música sucedió en mi adolescencia, cuando mi vida y mis sentimientos me llevaban a fijarme en los valores, la cultura y el folclore andaluz”.

Os espero en Musicae Memorandum

2

Como ya os comenté el año pasado (reproduzco lo mismo que ya dije entonces), Musicae Memorandum es un excelente blog de música. Y no soy el único que lo piensa; fueron los ganadores de su categoría en los Premios 20Blogs (edición de 2014). Desde mi punto de vista, un premio bien merecido; basta con que os paséis por allí para percataros de la calidad que tienen sus contenidos, tanto en lo que tiene que ver con la música que proponen como por la exquisita manera que tienen de contarlo, con abundancia de enlaces y referencias, por no hablar de su impecable formato, muy atractivo desde el punto de vista visual y bien ajustado a sus intereses.

Cada año celebran su aniversario invitando a participar a sus amigos (el año pasado lo hice con un tema de Pink Floyd). Ya van por su quinta efeméride, y para esta especial ocasión han contado con más cuarenta colaboraciones, que comienzan a publicarse hoy, precisamente con la entrada que un servidor ha preparado para este gran acontecimiento; el resto irán apareciendo a lo largo de este mes y el de marzo. Quiero dar las gracias a los patrones de esta web, Nostromo, Oloman y Jake Snake, por haberme invitado a participar y por haber creído conveniente que sea yo quien inicie este homenaje. Mañana no habrá entrada en La Guitarra de las Musas, estos días me traslado a Musicae Memorandum; desde el siguiente enlace podéis acceder al post con el que participo de esta iniciativa:

Porque te quiero a ti: Tu nombre me sabe a yerba

 

Vídeo

Louis Armstrong / Sonny Rollins / Orquesta Platería. “Mack The Knife” / “Pedro Navaja”

Pedro Navaja es un maleante que vive del crimen, aguarda escondido al acecho de víctimas a las que robar; la policía está cerca pero él ya ha encontrado a su próxima víctima, una prostituta; salta sobre sobre ella con su cuchillo, la apuñala pero la mujer le dispara. Ambos mueren. Un borracho que pasa por allí tropieza con los cuerpos, alegrándose de su suerte; coge la pistola, el arma blanca y el dinero que portaban los fallecidos. “La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida …” Esta es la historia que nos cuenta una de las canciones de salsa más conocidas que existen: “Pedro Navaja”, compuesta por el músico y actor panameño Rubén Blades. Fue incluida en su álbum “Siembra” (1978), trabajo realizado de manera conjunta con el compositor, músico y activista político estadounidense Willie Colón. Sin embargo, como muchos de vosotros ya sabréis, “Pedro Navaja” es un tema basado en otro, “Mack The Knife”, también conocido como “The Ballad of Mack The Knife”, que en los años cincuenta popularizaran artistas como Louis Armstrong o Bobby Darin, probablemente la adaptación que sirvió de referencia a Rubén Blades para componer su “Pedro Navaja”. Pero la historia de esta canción se remonta más atrás, nada más y nada menos que al siglo XVIII; el protagonista era Macheath, un bandido con clase, educado y para nada violento que apareció por primera vez en “The Beggar’s Opera“, obra del poeta y dramaturgo inglés John Gay, en la que se trataba de satirizar a la burguesía y el poder de la época. Dos siglos después, en 1928, este personaje serviría de inspiración a Bertolt Brecht (letra) y Kurt Weill (música) para componer el tema que nos ocupa; en la nueva adaptación de la obra, titulada “La Ópera de los Tres Centavos“, Macheath pasó a llamarse Mackie Messer, aunque ya no era un elegante ladrón sino un ratero de poca monta, agresivo y violento. “Mack the Knife” tiene más de doscientas cincuenta versiones, en las que predominan las de corte melódico y las concebidas desde el jazz, como las dos primeras que ofrecemos hoy en formato destacado, interpretadas por Louis Armstrong y Sonny Rollins, respectivamente. Pero hay muchas más; por mencionar algunas, citaremos las de Wayne Shorter, Kenny Garrett, Bill Haley & his Comets, Santo & Johnny, Quincy Jones, Anita O’Day, Ella Fitzgerald, Rosemary Clooney & Pérez Prado, Peggy Lee, Lisa Stanfield, Frank Sinatra, Michael Bublé, The Brian Setzer Orchestra o The Psychedelic Furs. Aquí podéis escuchar la versión original de “Pedro Navaja”, a cargo de Rubén Blades, aunque para el tercer vídeo destacado he preferido rescatar a la Orquesta Platería, una de las bandas más importantes del movimiento conocido como “música laietana” que, durante los años setenta, se desarrolló en torno a la barcelonesa sala Zeleste.

Vídeo

Dire Straits. “Tunnel of Love”

El tercer disco de Dire Straits, “Making Movies”, se publicó en 1980; en mitad de las sesiones de grabación, David Knopfler abandonó la formación: “Han sido cerca de trescientos conciertos en dos años. Nadie puede resistir eso. Nuestra propia música se resentía de ello, y lo seguiría haciendo, cada vez más, de seguir por ese camino. Había demasiada tensión en el ambiente. Y, tras ver cómo iban a seguir desarrollándose las cosas, yo veía que se reproducían de nuevo los mismos esquemas. Preferí dejarlo (…) La convivencia de dos hermanos, ambos guitarristas, es muy rara (…) Me fui porque ya no era posible que Mark y yo estuviéramos en el mismo grupo. Nos cruzábamos en el estudio y mirábamos al suelo”. Para sustituir a su hermano, Mark contrató al guitarrista Sid McGinnis; y hubo dos incorporaciones más, ambas en la órbita de Bruce Springsteen: Roy Bittan, teclista de la E. Street Band y Jimmy Lovine, en las tareas de producción, el mismo que se encargó de este menester en el álbum “Born To Run” (1975) de Bruce Springsteen. La impronta dejada por Bittan y Lovine en “Making Movies” es más que notoria; el sonido es diferente del exhibido en los dos primeros discos (“Dire Straits”, 1978; y “Communiqué”, 1979), como más “springsteniano”; sin ir más lejos, os recomiendo que escuchéis el arpegio inicial de “Romeo and Juliet”, una de las canciones más representativas de este disco, y el piano de “Jungleland”, el tema con el que se cierra “Born To Run” de Bruce Springsteen, son clavados. Lo curioso del asunto es que no son las únicas conexiones o coincidencias entre Bruce y Mark: el segundo hizo la banda de la película “Local Hero” (1983) y el primero tituló de la misma manera una canción en 1992; hay otras canciones que también tienen algunos parecidos: “Silvertown Blues” (Knopfler) y “Lucky Town” (Springsteen) o “Dry Lighting” (Springsteen) y “True Love Will Never Fade” (Knopfler); incluso llevaron, durante una época de su vida, en los ochenta, cintas para el pelo … Sin embargo, ¿cuántos vídeos habéis visto en los que ambos artistas compartan escenario? ¿Conocéis alguna colaboración entre ellos? ¿Alguien sabe si se llevan bien? “Making Movies” dura poco más de treinta y siete minutos, pero es un álbum imprescindible, de los que conviene escuchar de vez en cuando para recordar el sonido característico de esta gran banda. Comenzaba con un tema de ocho minutos, titulado “Tunnel of Love” (por cierto, igual que un álbum de Bruce Springsteen publicado en 1987 …), en el que incluyeron una intro (esa inolvidable música de carrusel) escrita por Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II; la letra (aquí tenéis una posible interpretación) nos habla de una historia en torno a un amor intenso pero efímero, vivido entre tiovivos, tragaperras, norias y luces de neón. La guitarra final se torna épica en la versión en directo recogida en el disco “Alchemy” (1984), también de imprescindible escucha.