Steely Dan. «Do it again»

Hay bandas que necesitan del directo para expresarse y comunicar en toda su plenitud, que vibran y nos hacen vibrar cuando suben al escenario (seguro que cada uno de nosotros tiene su preferida). Otras, en cambio, prefieren la tranquilidad y los medios técnicos que ofrecen los estudios de grabación, los estadounidenses Steely Dan son un ejemplo de ello. Más que un grupo deberíamos hablar de un dúo, el formado por los excelentes músicos Walter Becker y Donald Fagen que, en la medida que lo creían oportuno, utilizaban otros instrumentistas -algunos de renombre- en la grabación de sus discos. Este grupo-dúo funcionó entre 1972 y 1980, durante ese período publicaron siete álbumes (más algún recopilatorio), después se separaron y, años después, volvieron a retomar la actividad. «Do it again» pertenece a su primer disco, titulado «Can’t buy a thrill»; es, tal vez, su canción más conocida y en ella podemos apreciar bien su estilo: un rock melódico muy sofisticado, cercano al pop y, sobre todo, al jazz. Estamos ante un grupo bastante singular que, aunque por concepto musical, podríamos alinearlo junto a otras formaciones de jazz-rock como Chicago o Blood, Sweat & Tears, tienen un toque pop y cierto aire sureño que es muy característico de ellos; tampoco me parece que sea el clásico grupo de rock melódico o AOR, mas que nada por la complejidad de algunas de sus propuestas, no siempre del gusto del gran público.

Boston. «More than a feeling»

Hay grupos que necesitan de varios discos para consolidar su estilo y arrancar o, al menos, para parir un producto mínimamente digno. Esta afirmación, desde luego, no es válida para los norteamericanos Boston; un grupo de hard rock melódico creado en 1971 pero que, hasta 1976, no publicó su primer álbum: «Boston». Dos años después salió a la luz «Don’t Look Back» y ocho años más tarde su tercer trabajo: «Third Stage»; el grupo sigue en activo, incluso ha sacado disco en 2013, pero su producción discográfica es, además de irregular, escasa pues apenas cuenta con poco más de media docena de trabajos. Desde mi punto de vista, su mejor LP fue el primero, en el que se incluyó «More than a feeling», la canción elegida para hoy. Me trae muy buenos recuerdos, de cuando era un adolescente descubriendo la música, no sabéis la de veces que he escuchado esta canción en mi vieja cinta de casete, una de las primeras que tuve, tratando de emular la voz en falsete del fallecido Brad Delp.

A %d blogueros les gusta esto: