Bunbury. “Aunque no sea conmigo”

El bolero es uno de los estilos más difíciles de cantar; en principio está al alcance de cualquiera pero, en la práctica, sólo unos pocos tienen la sensibilidad, la capacidad de comunicación y, como se diría en el jazz, el swing preciso para armonizar la melodía con la historia que se cuenta, en la mayoría de las ocasiones culebrones de intensidad notable. Enrique Bunbury no es un bolerista, sin embargo es poseedor de todas esas cualidades; os animo (a los más rockeros también) a que lo comprobéis con esta interpretación de “Aunque no sea conmigo”, un tema compuesto por el mexicano Santiago “Chago” Díaz. No perdáis de vista la letra, intensa y melodramática, como se espera de un bolero: “Pero si ahora tienes tan sólo la mitad del gran amor que aún te tengo, puedes jurar que al que te quiere lo bendigo. Quiero que seas feliz, aunque no sea conmigo”; abro el debate: ¿quién se comportaría como dice la canción? ¿Quién asesinaría a su ex y, si se pone a tiro, a su nueva pareja? (metafóricamente hablando, claro)

Anuncios

José Feliciano / Los Rodríguez. “La copa rota”

Este es el primer bolero de La Guitarra de las Musas: “La Copa rota”; una intensa historia de desamor, en la que el daño en el alma se atenúa con el dolor físico: “Mozo, sírveme una copa rota, quiero sangrar gota a gota el veneno de su amor”; siempre me ha parecido una historia genial, a veces me asusta un poco, otras veces me da por reír. He seleccionado dos de las versiones que más me gustan; una más clásica, la de José Feliciano, la otra es la que realizaron los Rodríguez, con el gran Andrés Calamaro a la cabeza. Ya hemos abierto el melón, cualquier día de estos pongo una copla, que no sólo de rock vive el hombre …